¿Se atasca Putin en Ucrania?

Manifestación en Kiev

EFEManifestación 'Ucrania está Unida'

La mayoría de los analistas internacionales, especialmente los británicos, sostienen que Putin, con nula perspicacia, no pudo ganar la guerra de Ucrania en dos semanas como pretendía pero que ahora tampoco puede perderla. Lo que lleva a la conclusión de que el conflicto se prolongará.

Todas las predicciones siguen siendo arriesgadas, sin embargo las carencias rusas, fuerzas armadas insuficientemente preparadas, errores en la logística, escasa precisión de sus misiles, violaciones de las leyes de la guerra, etc... continúan saliendo a la luz. En estas fechas los ucranianos se permiten incluso hacer una contraofensiva para intentar recuperar la importante ciudad de Kherson. Aunque la empresa es ardua, para Rusia sería una humillación, si parece claro que el ejército ucraniano ha tenido cierto éxito tomando unas pequeñas localidades cercanas a la ciudad y ha logrado crear problemas considerables en los suministros y en los transportes rusos de la zona gracias a la destrucción de puentes y carreteras. Según The Guardian, los rusos se ven obligados a utilizar barcazas y pontones para que sus fuerzas de este lado del Dnieper no queden aisladas. Esto parece apuntar a que los efectivos rusos han dejado de avanzar en la zona. Continúa, a pesar de todo, haciendo daño.

Europa sigue ayudando a Ucrania y Estados Unidos aumenta espectacularmente su apoyo (13.000 millones de dólares hasta la fecha) Hay, no obstante, divisiones a la hora de apretarle los tornillos a Rusia. El bloque báltico, Polonia, etc..., los que sufrieron el yugo soviético-ruso, continúan insistiendo en la amenaza del imperialismo putinesco. Ayer en París, el primer ministro polaco, Marawieck sostenía ante Macron que tanto Alemania como Francia deberían escuchar más a los países de Europa central que no quieren que se aflojen las sanciones. Hubo de admitir, no obstante, que las divisiones persisten. La última es la de restringir los visados turísticos a ciudadanos rusos. Los gobiernos "grandes" de la Unión lo consideran contraproducente. Como compensación parecen estar de acuerdo en que Bruselas organice la preparación y entrenamiento de varios miles de soldados ucranianos.

Los menos grandes enarbolan argumentos éticos no despreciables, en la clasificación de los que más respaldan a Kiev según su riqueza surge el primero Estonia, seguida Letonia y de Polonia. Alemania está claramente más rezagada y Francia, la solidaria, altruista y mediadora, mucho más atrás. En cuanto a España mejor no hablar del tema. En el "ranking" de 25 países que dan asistencia a Ucrania realizado por el serio Kiel Institute, España ocupa, a pesar de nuestras bravatas, el puesto 25, el último. Con un par.

Hablando de ética, el Vaticano ha cambiado el chip de Ucrania. En un primer momento, el Papa Francisco había estado ambiguo, incluso desafortunado cuando manifestó que si alguien ladraba a la puerta de Putin el ruso tendría que reaccionar. Ahora el Vaticano acaba de calificar la guerra de Putin como una agresión “injusta, bárbara, sin sentido y sacrílega”.

Sobre el autor de esta publicación

Inocencio Arias

Andaluz, es un veterano diplomático con más de cuarenta años en la profesión y que ha ocupado cargos importantes en el Ministerio de Exteriores con los tres gobiernos anteriores de la democracia.

Ha sido, curiosamente, Portavoz Oficial del Ministerio con la UCD, el PSOE y el PP amén de Secretario de Estado de Cooperación (segundo cargo del Ministerio) con el PSOE de F. Gonzalez y Embajador en la Onu con el PP de Aznar, etc.

Fue durante dos años Director General del Real Madrid. Ha sido profesor en la Complutense y en la Carlos III.

Ha colaborado profusamente en varias publicaciones, radio… y publicado tres libros: “Tres mitos del Real Madrid”( Plaza y Janés), ”Confesiones de un diplomático”(Planeta) y recientemente con Eva Celada “La trastienda de la diplomacia” (Plaza Janés) que ha agotado en poco tiempo tres ediciones.

Es seguidor del Real Madrid y forofo de Chejov, Mozart y Di Stéfano.