Draghi nos quita la novia con habilidad

Mario Draghi deja su casa en Roma

EFEMario Draghi deja su casa en Roma

El primer ministro italiano ha visitado Argelia y sido recibido por el Presidente de ese país. Ya en Abril había tenido entrevistas con los dirigentes argelinos. Puede concluirse que la luna de miel energética que España mantenía con Argel se ha visto alterada bruscamente. Italia es ahora el pretendiente correspondido de los argelinos. Le aumentan considerablemente las ventas de gas y prometen facilitarles aún más en el futuro próximo al tiempo que firman acuerdos sobre diversos temas.

El gas que reciba Argelia a medio plazo será presumiblemente el que debería llegar a España. Es claro para mi que los argelinos no romperán nuestro contrato, tiene a gala su prestigio de negociante fiable, pero igualmente es meridiano que o nos subirán sensiblemente el precio o dejarán de suministrarlo sin quebrantar acuerdos. Draghi, persona bien preparada y con prestigio en Europa, ha olido, con buen olfato, que puede heredar nuestro gas, parte de nuestras importaciones y parte de nuestros contratos de obras públicas. Los argelinos, despechados no perdonan lo que consideran una traición y en estos momentos Pedro Sánchez es su bestia negra.

Y el misterio del volantazo de Sánchez permanece. (Draghi ha reiterado que la solución del Sahara pasa por Naciones Unidas y no por la entrega a Marruecos). Es difícil imaginar no sólo por qué Sánchez dijo que era marroquí y en unos términos tan cálidos que superaban a los de Trump -yo estoy ávido por leer dentro de años sus memorias aunque presumo que hasta en esto mentiría- sino cómo el y su corte de palmeros, en su inmensa sabiduría, no pudieron prever que Argelia reaccionaría como lo hizo.

En un momento de la película Casablanca, Bogart que ve con amargura como su amor (Ingrid Bergman) aparece en su café en Casablanca y él musita con amargura: “Hay cinco mil garitos en el mundo y se le ocurre aparecer en este”. Yo me pregunto cómo nuestro gobierno en el momento en que el gas escasea y su falta puede paralizar un país, tienen la ocurrencia de irritar, cabrear, al que era nuestro principal proveedor. ¿A cambio de qué?. ¿ Cuántas personas conocen las razones del giro? Sigue el misterio.

Coincidiendo con este desliz político, nuestro Presidente y su ministro Albares continúan pensando que son unos estadistas descomunales que pasmaron al mundo en la Cumbre de la OTAN (confunden lo que es ser buenos hoteleros y organizadores con el diseño y elaboración de los temas tratados en lo que fuimos comparsas).

Sobre el autor de esta publicación

Inocencio Arias

Andaluz, es un veterano diplomático con más de cuarenta años en la profesión y que ha ocupado cargos importantes en el Ministerio de Exteriores con los tres gobiernos anteriores de la democracia.

Ha sido, curiosamente, Portavoz Oficial del Ministerio con la UCD, el PSOE y el PP amén de Secretario de Estado de Cooperación (segundo cargo del Ministerio) con el PSOE de F. Gonzalez y Embajador en la Onu con el PP de Aznar, etc.

Fue durante dos años Director General del Real Madrid. Ha sido profesor en la Complutense y en la Carlos III.

Ha colaborado profusamente en varias publicaciones, radio… y publicado tres libros: “Tres mitos del Real Madrid”( Plaza y Janés), ”Confesiones de un diplomático”(Planeta) y recientemente con Eva Celada “La trastienda de la diplomacia” (Plaza Janés) que ha agotado en poco tiempo tres ediciones.

Es seguidor del Real Madrid y forofo de Chejov, Mozart y Di Stéfano.