Frases bobas y un poquito del escándalo de Saint Denis

Pleno del Congreso

EFEYolanda Díaz

La vicepresidente del gobierno Yolanda Diaz es una fuente de frases tópicas, cursis y, a veces, chocantes e hilarantes. Se podría hacer un libro.

Hace un par de días en Sevilla pidió a sus correligionarios que votaran el próximo 19 “en memoria de los que padecieron en las cárceles franquistas”. Algo trasnochado porque Franco murió hace 47 años. Pobre y divisorio recurso ideológico ¿Por qué no dijo que votaran en contra de los que habían engendrado los ERES en la tierra del paro? ¿O en contra de la subida de la luz y el coste vida, casi el mayor de Europa? Hay un video inefable de hace unos meses en el que dice con convicción que hay que eliminar la palabra patria y sustituirla por “matria”. Parece de Gila. Y hace días, en medio del lío increíble con Argelia aseguró, en plan estadista tranquilizador, que “el presidente y Albares estaban trabajando para enderezar la situación”. Eso por si alguien estaba pensando malévolamente que estaban trabajando para empeorarla lo que resultaría surrealista.

Lo de Argelia ha producido un ramillete de afirmaciones de libro. La prensa recoge que portavoces socialistas han indicado que “Argelia no debe entrometerse porque el tema no es de su competencia”. Es una conclusión peregrina sacada quizás del prontuario redactado por algún cateto socialista no diplomático. Cualquier principiante sabe que el tema es de la total incumbencia de Argelia y que incluso lo afirman así constantemente las Naciones Unidas cuando hablan de las partes concernidas por el problema.

Ya para relajar la atmósfera y sacar pecho aludamos a lo que va apareciendo en la prensa francesa en relación a los lamentables incidentes de la final de la Champions. En el Senado francés los padres de la patria encuentran que cuanto más se avanza en la investigación “emergen más zonas de sombra”, las escenas de pánico la actuación policial, las entradas falsas…

Resulta que las imágenes de las cámaras de seguridad del estadio han desaparecido. Al cabo de siete días se borran y ninguna autoridad ni policial ni judicial las había reclamado en ese período de tiempo. (Algo parecido ocurrió aquí en varios sitios del norte de España cuando al atentado de Atocha y las manifestaciones violentas ante sedes el PP. Las cintas desaparecieron). Hay pruebas de que han sido destruidas como mínimo por incompetencia, afirma el senador socialista de Paris David Assouline.

Tampoco está claro que hubiera, pegados al estadio, entre 30 y 40.000 hinchas del Liverpool sin entrada o con entrada falsificada, lo que habría originado avalanchas peligrosas Según algunos la cifra sería una décima parte. La prensa británica habla de la inmensa cólera de los hinchas ingleses contra las autoridades franceses y el alcalde de Liverpool, Steve Rotheram, al que atracaron los rateros esa tarde, no ha tenido pelos en la lengua: “las autoridades francesas han montado una campaña para rechazar la responsabilidad y tapar los problemas de organización”.

Algo hay de eso y ahora con las elecciones galas todo ha pasado a un quinto plano.

Contrasta con la información a toda página que días antes había ofrecido el New York Times del encuentro en Sevilla de la otra Final entre el Eintracht y el Rangers escocés. 50.000 hinchas llegaron a Sevilla en 400 charters y otros medios de transporte, algunos quisieron fletar un globo. . “Había 5.000 polis de servicio en la reunión mayor que se haya visto nunca en la tranquila y cívica Sevilla”, cuenta el periódico . Así da gusto.

Sobre el autor de esta publicación