La legítima defensa divide a Estados Unidos

Kyle Rittenhouse

| Kyle Rittenhouse - SEAN KRAJACIC/THE KENOSHA NEWS / ZUMA PRESS / CONT

¿Puede un joven de 17 años sin licencia de armas defenderse disparando? Un tribunal de Wisconsin ha decidido, con unanimidad de los 12 miembros del proceso, que sí. Una decisión que ha dividido al país.

Kyle Rittenhouse, el joven en cuestión, estaba indignado en agosto de 2020 después de que los que se manifestaban por la muerte por la espalda de un negro por un policía, en un caso de violencia conyugal, causaran enormes destrozos en la ciudad de Kenosha. Edificios incendiados, decenas de coches quemados, tiendas saqueadas. Al día siguiente, milicias privadas se desplegaron por la ciudad para proteger, según sus componentes, su vida y sus bienes.

Kyle, acudió con un rifle. Cuando, a pesar del toque de queda, se produjeron choques muy violentos entre los manifestantes y los grupos armados, el joven en una refriega disparó contra tres hombres matando a dos e hiriendo a uno. Sería detenido, dejado en libertad con una fianza de 2 millones de dólares reunidos en una colecta y ahora ha sido absuelto.

El jurado concluye que actuó en legítima defensa porque las leyes de varios estados de aquel país admiten que una persona pueda defenderse con armas si cree que hay un peligro real o inminente para su seguridad.

Los familiares de las victimas y multitud de medios de información americanos han criticado el veredicto. Razonan que se da patente de corso a los que se quieren tomar la justicia por su mano, prescindiendo de la policía, y sienta un funesto precedente para el futuro. Concluyen afirmando que si Kyle fuera negro el tribunal habría sido mucho menos clemente.

Lo llamativo del caso, y que refuerza a los defensores de Kyle, como la influyente cadena derechista Fox, es que es difícil encontrar vestigios de racismo en la acción. El acusado, las tres victimas (y hasta el juez) eran blancos.

Por otra parte, un testigo declaró que uno de los fallecidos se acercó al homicida blandiendo una tabla de patinar y otro, el herido, ha confesado que él tenía una pistola en la mano. Estos detalles reforzaron la línea argumental de la defensa: Kyle, que se prestó voluntariamente a prestar declaración en el proceso, se estaría razonablemente defendiendo.

La polémica, seria dadas la idiosincrasia y las leyes estadounidenses, se arrastrará durante tiempo. Varios estados como Florida que permite a sus ciudadanos que se defiendan en casos de violación y otros delitos graves ahora pueden extenderlo a la defensa de sus propiedades.

Elementos de la derecha consideran a Kyle un héroe que acude a proteger al débil cuando las fuerzas del orden están desbordadas. El conocido periodista televisivo Tucker Carlsson lo ha calificado de “brillante, honesto, sincero, cumplidor y muy trabajador”. El joven ha manifestado que “es vomitivo que los que propagan ciertas mentiras( sobre los hechos) se escapen impunes”. Hay legisladores que le ofrecen empleo en su equipo. Las corrientes progresistas, de su lado, se indignan con lo ocurrido y arguyen que hay algo perverso en una legislación que condona los actos violentos en la defensa personal en una época en que existen y circulan armamentos enormemente destructivos.

El tema, como señala el Washington Post, ha torturado a Estados Unidos en los dos últimos siglos y sigue “sin respuesta a la vista”.