La reunión que nunca existió y Simulator

No, Sánchez no ha hecho un ridículo mundial. Sencillamente porque nadie se ha enterado de que se iba a celebrar ese “trascendental” encuentro entre el americano y el español y que luego ha quedado en un paseo de 58 segundos y con el americano distraído sobre lo que lo susurraba el mendicante español. Sólo ha hecho el ridículo ante nosotros.

Diré más, si los fontaneros monclovitas no hubieran filtrado que habría una cumbre, luego una reunión y luego un encuentro, el presidente no habría hecho el ridículo ni siquiera ante nosotros. En su ansia por encumbrar al líder como gran estadista se olvidaron de amarrar la conformidad definitiva de la gente de Biden sobre la celebración del encuentro. No había tal, en la agenda Biden no estábamos mientras que sí constaba el turco, algo comprensible porque Erdogan es un aliado díscolo y sospechoso, e incluso estaban los presidentes de Letonia y Estonia. Algo serio tendría Biden que tratar con ellos cuando les ha encontrado un hueco en un día cargado de discursos, almuerzos, etc…

Biden, en el paseíllo, mucho más corto que el empleado por el triunfalista Sánchez en explicarlo, parecía marchar un poco ausente. También casi lógico, su gente no había aceptado un encuentro con nuestro presidente y su mente debía estar centrada en lo que tenía que decir-como convencer a los miembros de la OTAN que China es ahora el verdadero adversario-y en intuir por donde le saldrían los aliados que tienen una enorme balanza comercial con el país asiático y no les entusiasma ni siquiera verbalmente entrar en escaramuzas con Pekín. Por ejemplo, Alemania.

Aunque Sánchez haga méritos para ello, es heredero de Zapatero que hastió a los americanos, tiene en su gobierno a comunistas (la bicha para los yanquis), personas que quieren más a los ayatollas o a Maduro(otra bicha) que al gobierno de Biden yo pienso que el americano ha hecho mal no devolviéndole la llamada, ¡hombre, diez minutos!.

Sin embargo, no me extraña que no se sentara media hora con él en esa cumbre de Bruselas. Eran 27, todos, menos los importantes con los que se había sentado en Inglaterra el día antes, querrían tener un aparte con él y no existía tiempo para ello. La agenda de un señor como Biden, después de la cumbre del G-7 en Gran Bretaña, la visita a la Reina británica, charla con Jonson, cumbre de Bruselas y preparar nada menos que la de este miércoles con Putin estaba demasiado cargada.

Ante las peticiones insistentes de nuestro gobierno, la gente de Biden debió aceptar por fin que juntos pasaran de un salón a otro pero nada más. ¿1 minuto?. En el que, a los sumo, nuestro presidente le manifestó que estaba encantado de verlo y que le gustaría cuando tenga agenda libre visitarlo o que venga a España. Mientras el otro escucha distraído y dice alguna cortesía como la de que ya hablarán nuestros ministros para estudiar cuando podemos vernos.

El ultimo comunicado de Moncloa decía algo así como que se iban a encontrar para que se viera en una foto que las relaciones van muy bien. No he visto comunicado más mendicante y pobretón. Hacerse una foto, ¿qué menos?. ¿Acaso Sánchez es un Hitler que no se lava los dientes? Es obvio, además, y normal que a Biden la foto le importaba un pepino.

La instantánea no tiene mayor valor y Sánchez ha tenido que dar explicaciones simulando que han hablado de cuatro o cinco temas (que exigirían dos o tres horas, mínimo), inventado que no eran sólo unos segundos, etc.. Todo se fabula o exagera. El gran Vacunator también es Simulator, siempre lo ha sido. Afinando, es más Simulator que Vacunator. Mucho más.

Su gente sigue vendiendo triunfalismo de poco peso. Lo curioso es que aún hay gente que lo compra.