El tezanazo (o bochorno nacional)

Estamos viendo cosas que abonan la tesis de Pablo Iglesias de que en España la democracia no está perfeccionada, que es imperfecta, vamos. Esto viniendo de alguien que contempla y comenta con añoranza los logros democráticos de Chaves y de su inefable discípulo Maduro provoca cachondeo y congoja. Cada vez más congoja que cachondeo, al ver la miseria galopante en que cae Venezuela; uno tiene que desearle a Iglesias que dios le mejore la vista cuando habla de Venezuela. No cabe más ceguera como podría explicarle cualquiera de los escapados del paraíso venezolano o los colombianos que sufren para acogerlos.

Con todo, hay aspectos en el diagnóstico utilizables por alguien más coherente que el líder de Podemos. Veamos :

-El jefe de la Abogacía del Estado es sustituido por negarse a hacer un pasteleo legal que conviene al gobierno

-Un alto cargo de la Guardia Civil es cesado por rehusar hacer algo ilegal como le pide la superioridad.

-Los escoltas del reciente presidente del gobierno y jefe de un partido que está en la coalición intervienen airadamente en una manifestación de Vox pretendiendo reventarla.

-El Presidente del Centro oficial de investigación y encuestas, nombrado por el gobierno y pagado por usted, amable lector, y por mí, escribe un artículo vapuleando a una candidata del partido de la oposición y Presidenta actual de la Comunidad de Madrid y llamando a los que van, o vamos sin vacilar, a votarla tabernarios. Esto lo hace el día antes de las elecciones.

Lo nunca visto. Que un cargo público califique peyorativamente de tabernarios a ciudadanos que se limitan a votar no es muy de recibo, pero sinceramente a mí me resbala tanto si lo hace descriptiva como insultantemente. Me resbala, más aún viniendo de una persona de dudosa honorabilidad al presentar -cocinar- sus encuestas.

Ahora bien, que Tezanos ataque a una candidata contraria a su partido, teniendo él un cargo público en el que debe ser escrupulosamente neutral, y lo haga en plena campaña electoral, el día final de la misma, no tiene nombre. Literalmente. El latiguillo de que debería dimitir mañana no resulta, en este caso, un latiguillo, es algo que debería ocurrir pero que no va a ocurrir. Nunca el CIS pudo caer más bajo.

Y esto nos lleva a la conclusión. Aunque sea un escarnio que Iglesias vaya de demócrata, es cierto que han aflorado arañazos y deterioros de la democracia española desde hace dos o tres años. Y, ¿Quién es el responsable de ello, el tezanazo es una buena prueba? El responsable se llama Pedro Sánchez, no es otro, vive en la Moncloa y hará más fechorías parecidas. De eso hay más certeza que del pase del Paris Saint Germain o del Real Madrid mañana a la final de la Copa de Europa. Las apuestas son más sólidas haciéndolas a favor de las trapacerías de nuestro presidente del gobierno que confiando en el pase del equipo merengue. Ojalá me equivoque en esto último.