Francia se pone verde

Las elecciones municipales francesas han sido una caja de sorpresas. La primera es la caída espectacular del partido En marche que lidera el presidente Macron. La segunda es la subida espectacular del EELV, la formación de los Verdes, que consigue alcaldías muy importantes en Lyons, Burdeos, la tercera y cuartas ciudades del país, así como en Estrasburgo, Besancon y Tours. Finalmente es el desalojo del partido comunista de poblaciones en las que llevaba mandando cincuenta o setenta años.

Yo viví en una de estas últimas, en Saint Denis hace un montón de décadas cuando aun no era diplomático. La ciudad, que alberga la iglesia donde están enterrados los Reyes de Francia, era la perla de lo que se consideraba el “cinturón rojo” de París, una serie de localidades alrededor de la capital francesa, pegadas a ella, feudos muchas de ellas del partido comunista. Enseñé allí en el Liceo Paul Eluard. Una buena parte de su claustro de profesores eran de ese partido y entre mis alumnos había casi una docena de hijos de españoles llegados después de nuestra guerra civil; algunos de esos progenitores habían participado en la toma de la capital en 1944. Los chavales, francoparlantes ya, hablaban con orgullo de la gesta de sus padres que, en su mayoría, votaban al partido comunista de Maurice Thorez a pesar del penoso papel que este dirigente comunista había jugado durante la guerra mundial. Thorez , iniciada la agresión nazi, había desertado del ejército para refugiarse en Rusia cuando el odiado Hitler firmó el pacto con Stalin y regresó cuando los dos dictadores rompieron. El afán combativo de Thorez se había esfumado cuando había que luchar contra un aliado de su amado Stalin.

La Alcaldía de Saint Denis ha pasado a manos de los socialistas. La ciudad se ha degradado, la inseguridad ha crecido espectacularmente y, sobre todo, los Verdes han dado el empujón que necesitaba al candidato socialista.

Y esto es lo que ocurrido en buena parte de Francia, la alianza partido socialista y verdes ha realizado un progreso histórico. La eclosión de los verdes es lo más llamativo. Han logrado alcaldías importantes como las que enuncié al principio y han resultado decisivos en los éxitos socialistas en París, con la hispana Anne Hidalgo, en Nantes, en Rennes. La abstención en esta segunda vuelta, la primera fue en marzo, ha alcanzado récords, 58´4%. Con todo, la pandemia ha jugado a favor de los ecologistas. Más gente se ha cuestionado el modo de vida actual, los hábitos de consumo, etc…Algo a retener.

Los éxitos del EELV son aún más significativos si tenemos en cuenta que, aunque habían entrado en el parlamento europeo, no tenían diputados en la Asamblea nacional francesa. “C ´est la revolution”.