¿Hay responsabilidad de China?

La pandemia que padecemos está paradójicamente aumentando algunos ingresos publicitarios de las publicaciones impresas. En España hemos visto como todos los diarios se envolvían el anterior fin de semana en una descomunal sábana que proclamaba un tanto surrealistamente que vamos a salir más fuertes de la epidemia. Ya lo comentamos aquí. Luego, China, sospechosa para algunos de su gestión inicial, se ha visto obligada a comprar una página entera en muchos periódicos españoles para defenderse de la acusación. Y aquí se ve envuelto Trump.

Como dicen sus numerosos enemigos, internos y externos, Trump ha encontrado en China un chivo expiatorio para justificar el controvertido manejo por su gobierno de la epidemia en Estados Unidos.

Siendo esto cierto, mucha gente empieza ya a preguntarse, si, prescindiendo de la utilización por Trump, el Gobierno chino tiene algo de responsabilidad. El progre periódico británico The Guardian, poco amigo del Presidente americano, parece inclinarse por el afirmativo. Este martes, en su portada, deduce que los chinos camuflaron datos a la Organización Mundial de la Salud ( O.M.S.). Una filtración que ha llegado a la agencia AP mantiene que el día 6 de enero en una reunión entre cargos de la OMS y funcionarios chinos estos no fueron claros y que solo el día 20 admitieron que el virus podía ser contagioso. 14 días fatales. Un alto cargo de la OMS, la señora María van Kerhove manifiesta en la grabación: “trabajamos con escasa información, no es suficiente para planear debidamente un tema como este”. Otro funcionario ha dicho que solo se les informaba de algo minutos antes de que apareciera en la televisión oficial de China.

El gran gigante tendrá que continuar con su campaña de relaciones públicas. Han logrado sofocar la acusación pero no del todo. Una que no quiere que se olvide es Australia. El Gobierno de Canberra ya pidió en abril que haya una investigación Sobre la conducta de China con la epidemia. Luego, es de los más inquisitivos acerca de la política de China con Hong Kong y la aplicación a ese territorio de la nueva Ley de seguridad nacional El Gobierno de Pekín muestra su irritación con la postura australiana y ha comenzado a aplicar tarifas aduaneras de un 80% a las exportaciones australianas de cebada. Un portavoz oficial chino anuncia que van a darle una lección a los australianos y el Embajador chino en Australia, poco diplomático, también se envalentona y afirma que los consumidores chinos se van a preguntar por qué deben seguir comprando cerveza u otros productos australianos.

Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá también reprochan a China su política autoritaria con Hong Kong. La Unión Europea , sin embargo, como señalan varios rotativos sajones, no se involucra y mira para otra parte. Un órgano australiano indica que los europeos dan todas las lecciones imaginables sobre derechos humanos cuando se trata, el quebrantador, de un país pequeño. Son bastantes más cautos con los gigantes. Y de los gigantes no democráticos el mayor es China. Con diferencia.