Marlaskadas y consignas victoriosas

Uno hoy debe contenerse para no comentar la patada que el ministro Marlaska ha dado a la Constitución en el culo del coronel de la Guardia civil. Habrá tiempo para hacerlo y no quiero pasar por alto otro asunto reciente de trágica y sonrojante actualidad. Me refiero a la sábana que cubría a muchos periódicos españoles el domingo con una leyenda o consigna bélico/romántica salida de las entrañas de la Moncloa: "SALIMOS MAS FUERTES”.

Parece humor negro pero no lo es ¿Quién va salir fortalecido cuando salgamos del confinamiento y la pandemia haya más o menos desaparecido? Sólo lo creerá un masoquista o un fanático partidario de Pedro Sánchez que sea además un poco descerebrado.

Examinemos quién puede salir más fuerte:

¿Los millones acrecentados de parados que nos mantendrán como el país de Europa con más desempleo?  Frío, frío.

¿Las miles de familias que pisan por primera vez un comedor de Cáritas? ¿Los que tardan meses en cobrar el ERTE? Frio, frío.

¿Los que por primera vez van a hacer bastantes colas para recoger una bolsa en un banco de alimentos? Frío también.

¿Los empresarios de centenares de miles de pymes que se plantean cerrar porque no llegan a fin de mes? Vamos, anda.

¿Los jueces y funcionarios de todo el aparato judicial que se ven de un lado cuestionados y vejados por un Vicepresidente del gobierno, arropado por el ínclito Marlaska,  y que van a enfrentase a un cúmulo de trabajo atrasado con unas instalaciones crónicamente infradotadas? ¿De qué vas?

¿Los Cuerpos de la Seguridad del Estado que comprueban que cumplir estrictamente con su deber les puede acarrear un cese (caso coronel Pérez Cobos) o una sanción por "falta de confianza"?  Tampoco.

¿Los estudiantes maduros que a cambio de un aprobado aguinaldo y de bajada de nivel van a enfrentar un porvenir más negro?  Frío

¿El mundo de las finanzas, los cuentacorrentistas, los ahorradores, los pequeños accionistas que barruntan que podemos entrar en una crisis parecida a la de la postguerra? Tararí que te vi.

¿Los sanitarios, indefensos durante las primeras semanas por imprevisión y torpezas y que comprueban que tenemos el número de sanitarios con más muertes y contagios del mundo y que no se les van a reconocer ni unas retribuciones suplementarias? Ni de coña, bastante han penado y arriesgado

¿Los españoles que aman la unidad de España y la igualdad entre los territorios que constatan como Sánchez, incluso en la pandemia, lo que es el colmo del cinismo, da prebendas  a Cataluña y País Vasco buscando mantenerse en el poder? Frío, no, penoso tirando a helado. Los que detestan el compadreo ignominioso con los herederos de Eta ? Frío mortal, de nuevo

¿Los allegados a mi amigo Isidoro que lo han visto morir en Badalona sin poder siquiera asistir las exequias e igualmente los familiares de miles y miles de españoles? ¿43.000 fallecidos?   Tampoco, más que frío gélido. ¿Empaparse de que seguimos siendo el segundo país del MUNDO CON MÁS MUERTOS POR HABITANTE? Dramático

Ni siquiera los militantes socialistas pueden creer que vamos a estar más fuertes. El 98% de ellos, aunque padezca alguna de estas categorías, se calla ante este slogan estúpido, como ante cualquier machada del dúo del ego Sánchez/Iglesias,  y si mencionas que las manifestaciones del 8 de marzo fueron una locura que, con la que estaba cayendo,  pocos gobiernos democráticos se atreverían a cometer te cambian bruscamente la conversación y te hablan de la reanudación de la Liga. A pesar de su mutismo poco edificante no se pueden creer que salimos más fuertes.

Hablando de la Liga, pensé que quizás el mundo del fútbol no estaría descontento. Me equivocaba, los Clubes han perdido ingresos, bastantes modestos de cualquier deporte están temerosos de la desaparición y hasta los jugadores van a ingresar menos.

Estaba cavilando en  alguien que pudiera estar alegre y sentirse en todo lo suyo porque  es difícil encontrar a nadie pujante,  con la salvedad de la  gente del gobierno pensando que van a lograr el objetivo supremo, mantenerse en el poder, algo más que probable, cuando me entró por internet un mensaje con ribetes mas trepidantes. Escuetamente, la persona desconocida me escribe con aparente entusiasmo: " Arias, HOY ESTOY MAS CACHONDA QUE NUNCA". Textual y caliente.

No me ha  levantado el ánimo, y no es sólo por el tratamiento formal del apellido;  ni mi cuerpo se ha alterado. Si existe, porque a lo mejor es un truco de los fontaneros monclovitas para elevar el espíritu y el pabellón,  puede que sea esa la única persona imaginable que en este momento se sienta optimista. O quizás no si mira al panorama nacional y piensa en el mercado del futuro próximo.