Paradojas políticas del coronavirus

Los amigos extranjeros que viven o han residido en España me muestran su asombro, alguno su pasmo, por la forma como se ha gestionado aquí la lucha contra la pandemia. Entre los aspectos que más les chocan:

·  Si España sigue estando a la cabeza en cifras pavorosas, mayor número de muertes por habitantes, mayor número de sanitarios contagiados, ¿cómo puede alardear el Gobierno de que lo está haciendo de cine? Dos diplomáticos extranjeros que han coincido conmigo en puesto me dicen que es incomprensible, que Macron o ni siquiera el exhibicionista Johnson se atreverían a sacar así pecho.

·  Si Rajoy va a ser sancionado por saltarse clandestinamente la cuarentena, no se entiende cómo Pablo Iglesias pudo ostensiblemente hacerlo sin que incurra en ninguna penalidad. ¿Cómo el político que desvelaba hace meses al Presidente del Gobierno puede ahora ser imprescindible?

·  ¿Cómo puede un Gobierno europeo alentar una manifestación masiva feminista cuando ha sido advertido de la gravedad de la situación por la propia Comisión europea? ¿Cuántos contagios ocasionó?

·  ¿Cómo puede el líder de un país desarrollado europeo mentir al facilitarte cifras a la OCDE, y cuando la organización lo desmiente seguir dando las cifras falsas? ¿No se le cae la cara de vergüenza? me preguntaba un francés.

·  ¿Cómo puede nombrarse una comisión de expertos sin publicar los nombres cuando la legislación vigente lo exige? ¿Cómo se nombran cargos para los que se requiere ser funcionario sin serlo?

·  ¿Por qué resulta un escándalo, me apunta un conocido italiano, que en la dieta infantil que las autoridades de Madrid montaron al cerrar los colegios se incluyera pizza un día a la semana? ¿No se la hemos nosotros dado con esa frecuencia a nuestros hijos?

·  ¿Por qué, me dice otro centroeuropeo recientemente destinado a Madrid, el Gobierno deja que se abran a la nueva fase lugares como Bilbao y Navarra, y no se le permite a Granada y Málaga (su familia iba a veranear en la Costa del Sol), que tienen menos porcentaje de muertos? Por si aún no domina el español le he explicado a mi amigo que los vascos apoyan al Gobierno y los nobles vascos siempre le cobran patrióticamente algo a Madrid, al PP o al PSOE, por el apoyo. Mi amigo se ha caído de un guindo, sus colaboradores no le habían explicado esto.

·  Otro que fue Cónsul en Barcelona y que nos sigue con nostalgia, me pregunta si es cierto que casi todos los contratos firmados por el Gobierno, con centenares de millones, han ido a parar a empresas, algunas fantasmales, catalanas. Le digo que lo ignoro, que resulta extraña esa concentración porque hay otras muchas empresas en otros sitios de España buenas intermediarias pero que le pregunte al PSC.

·  Por último, un español nacionalizado estadounidense aunque sigue conservando la nuestra me pregunta que cómo aquí se puede publicar que, por su manejo tardío y torpe de la crisis, Trump y Johnson deberían ser llevados al banquillo e imponerles cadena perpetua, y que si creo yo que entonces Sánchez, Illa y hasta el del pelo revuelto también deberían ser sentados en el banquillo y caerles al menos una multa y un par de añitos. Le contesto que estoy convencido de que en España se irán de chinitas pero coincido con él, que está indignado, que, si es por embustero, Sánchez en este tema ha mentido más que Trump.

Ninguno de mis amigos guiris, sin embargo y gracias a Dios porque no sabría qué contestar, me ha preguntado por qué habiendo cuatro millones más de parados no va a haber gente para recoger determinadas cosechas. Un yanqui me preguntaría, para mi bochorno, ¿qué hacen these people?  Where are the students?