Las curiosidades de Assange, Wikileaks y España

Un tribunal británico ha comenzado el proceso en el que se dilucidará si Londres extradita por fin a Estados Unidos a Julian Assange el informático que filtró a la prensa mundial centenares de miles de mensajes entre las Embajadas de Estados Unidos en el mundo y Washington.

Assange, persona que despierta tantas antipatías como simpatías – los dirigentes del periódico The Guardian, uno de los que recibió la información sustraída, lo detestan y varios diplomáticos de Ecuador en cuya Embajada pasó refugiado varios años echan pestes de él- ya fue, acusado de violación, buscado por la justicia sueca y podría recibir décadas de cárcel si es entregado a Estados Unidos.

La prensa europea en su conjunto, pide que no se le extradite, hoy Le Monde publica un editorial, mientras que la estadounidense está dividida. Allí se piensa que hizo un buen servicio a la democracia filtrando trapacerías de la diplomacia de Estados Unidos, pero también se cree que con parte del material que reveló se puso en peligro la vida de militares y funcionarios estadounidenses.

Con todo, si uno examina el ramillete de lo que la prensa ha publicado en lo que se llamó rápidamente Wikileaks, se advierte, de un lado, a) que muchas de las truculencias insidiosas vertidas por los diplomáticos yanquis en su mensajes son convicciones de dominio público y b) que en bastantes de las revelaciones “escandalosas” se pone más en evidencia a los gobernantes de los países sobre los que informan los diplomáticos yanquis que al gobierno de Estados Unidos.

Entre las primeras, recordemos que en los telegramas filtrados, de los que son autores los Embajadores estadounidenses, se dice :

  • que China practica el robo de material industrial en Internet
  • que hay muchos asesores del Rey de Marruecos excesivamente codiciosos
  • que en Rusia hay una corrupción estructural
  • que Zapatero era un completo irrealista en la política económica

¿Puede alguien escandalizarse o extrañarse? ¿Estaban calumniando mis colegas norteamericanos?

En el apartado b nuestro Gobierno, época Zapatero, no se luce demasiado.

En los informes de la Embajada americana en Madrid se reitera una y otra vez el voluntarismo juvenil del Gobierno: “Moratinos está convencido de que puede promover el cambio en Cuba a través de sus buenas relaciones con Pérez Roque” o Zapatero muestra “un desacertado optimismo en el tema económico”, “el Presidente español siente un parentesco espiritual con Obama y se siente identificado con él”. (?)

No menos voluntarista es la descripción de los intentos de nuestros Ministros, abocados al fracaso desde el primer momento, de venderle buques de guerra al régimen de Chaves. Nuestros políticos no comprendían, aunque sus interlocutores se lo dieran a entender explícitamente, que el Gobierno yanqui no permitiría que material sensible americano fuera componente de las corbetas. No lograban ver que Estados Unidos podía querer ser amigo de España pero la idea de que llegara a manos de un nuevo Fidel Castro material de guerra fabricado en USA era inaceptable.

Lo que recuerda la situación actual. Una Ministra española ha manifestado bravamente que no nos podemos poner de rodillas ante Trump. Cierto, pero nosotros también deberíamos abrir los ojos y darnos cuenta de que si la presencia de comunistas en el Gobierno de un aliado puede por sí ser empalagosa para Washington, que en los servicios de inteligencia españoles se siente un Vicepresidente que es conocido amigo de Maduro, de los iraníes y simpatizante de Evo Morales y del castrismo, no facilita en absoluto que los americanos nos continúen dando abundante información sensible en muchos temas que afectan a nuestra seguridad.

Nosotros tenemos derecho a no ponernos de rodillas y ellos a desconfiar claramente del nuevo equipo dirigente español. Esto lo ve un miope daltónico que tenga sólo un pie en el suelo.