Sube el papel de Biden para enfrentar a Trump

Por primera vez en muchos meses el antiguo vicepresidente estadounidense Biden gana terreno en todas las encuestas en el campo demócrata. El debate de este martes entre los candidatos demócratas puede alterar las posiciones pero, al día de hoy, Biden aparece ganador en los sondeos de los Estados que celebran tempranamente las primarias, Iowa, New Hampshire, etc… Hasta ahora, en algunos de ellos surgía como el segundo o tercero favorito. Hoy va en cabeza en todos. Los encuestados parecen inclinarse por el voto útil. Así, Buttigieg un candidato atractivo por su mensaje claro, parece descartado por su juventud, ser “solo” alcalde de una ciudad de mediano tamaño y, para algunos, por su condición de homosexual.

Los rivales más claros hasta ahora de Biden, los senadores Sanders y Warren, muy preparados ambos y con reputación de honestos están en el ala izquierda del partido y esto, según los expertos, no es bueno en el momento de la verdad. El votante americano penaliza a los que están situados a la izquierda de los demócratas y a la derecha de los republicanos.

El silencio de los candidatos demócratas a la hora de enjuiciar ciertos aspectos de la eliminación del general iraní Sulemaini ha sido roto por Biden. Los demás se esforzaban en condenar un decisión “insensata” de Trump. De su lado, Biden critica la precipitación del presidente por echar leña al fuego de Oriente Medio pero subraya que no se debe olvidar la naturaleza anti democrática y opresora del régimen iraní.

Los acontecimientos en Irán le dan la razón. La pifia de los ayatollas abatiendo el avión ucraniano, algo que ha causado 176 muertos muchos de ellos iraníes, ha lanzado otra vez la gente a la calle en Irán. Los militares iraníes no sólo apuntaron al blanco erróneo sino que han tardado tres días en admitirlo. Los carteles de los manifestantes repetían la palabra “mentirosos”. Incluso un periódico se ha atrevido a titular: “Discúlpense. Dimitan”.

Trump, contento hasta ahora con la liquidación del general iraní en territorio iraquí, en lo que copiaba a Obama con Bin Laden, saca pecho en su país y da un toque, para algunos fanfarrón, a los ayatollas sobre la represión de los manifestantes: “el mundo lo está viendo. Más importante, los Estados Unidos lo están viendo”.