El debate y la gran ausente

Los augures discuten si la ausencia de Vox en los debates ha sido beneficiosa o perjudicial para esa formación política. Hay disensión en las conclusiones aunque unanimidad en que a quien más ha perjudicado es a Sánchez que quería darle visibilidad para dividir aún más a los contrincantes a su derecha. Se mencionan ausencias de tipo temático pero se pasa por alto otra que sería impensable en bastantes países. Me refiero a la política exterior.

No ha aparecido ni flotando en el debate del lunes. Temas que nos afecten no faltan. Pensemos, dado que estamos en la Unión europea, en alguna disquisición sobre las consecuencias del Brexit para nuestra economía y nuestros ciudadanos. Recordemos la actualidad del terrorismo, lo de Sri Lanka es pavoroso, puede ocurrir en cualquier sitio y es preciso saber entre otras cosas que medidas publicables se están tomando ante la posible llegada de jihadistas que habiendo perdido la guerra de Irak y Siria quieren regresar o aparecer en España con intenciones no santas.

Tampoco es despreciable conocer donde está exactamente posicionada España en un asunto tan serio y sentido por nosotros como el laberinto de Venezuela o que medidas política adoptará el gobierno ante la creciente amenaza que significan los exabruptos de Trump queriendo resucitar una ley que podría penalizar a empresas españolas que operan en Cuba o castigar a las que comercien con Irán. La subida del precio del petróleo también va a afectar a nuestra economía. Hará saltar en añicos la viabilidad de los decretazos rumbosos de Sánchez y las quimeras de alguna otra formación. La nueva guerra de Libia puede acrecentar el éxodo migratorio, tema este, el de la emigración, sobre el que los participantes pasaron de puntillas el lunes.

No faltan los asuntos . El silencio sobre los mismos debe obedecer a que los polemistas del lunes no quieren meterse en camisa de once varas por no dominar el asunto o a que coligen que a los televidentes, a los españoles les resbalan literalmente. El tema no da votos. No muy entusiasmantes ambas posibilidades