El juicio contra los separatistas y la prensa extranjera

Volvemos a estar momentáneamente de moda y no es bueno. Los medios de información occidentales y una buena parte de los iberoamericanos cubren profusamente el juicio iniciado este martes en el Supremo.

Prensa británica, Times, Guardian, Financial Times, francesa, Le Monde, Liberation, italiana, Corriere Della Sera, estadounidese, New York Times, alemana… han mandado enviados o entrevistan a especialistas.

La información es bastante objetiva comparada con la frecuentemente sesgada publicada por, dos ejemplos, los prestigiosos Financial Times y New York Times en los momentos del referéndum chapuza catalán de hace casi año y medio. Hay, con todo, un deseo frecuente de mantenerse equidistante entre lo que sostiene el Gobierno y lo que mantienen los independentistas a cuyo “Ministro de Exteriores” se da amplia cabida. Los periodistas, sin embargo, no siempre avisan a sus lectores de que la Constitución española es plenamente democrática, no es heredera del franquismo, y que las acusaciones formuladas contra los acusados caen, se les considere culpables o no, dentro del marco de la ley.

Todo ello puede tener un incidencia en nuestra imagen. Gracias probablemente al trabajo publicitario, costoso y concienzudo, de los separatistas catalanes durante estos años y también al regusto de no pocos intelectuales occidentales de considerar que en España hay aún algo autoritario, peculiar, tenebroso ( hace días The Times titulaba un editorial neutro con la frase “La inquisición española”), los comentaristas internacionales van seguro a cuestionar y, a veces, criticar dos aspectos: el largo período de detención que han tenido los acusados y la duración de las penas que se les pueden imponer. Alguno aún compra que la dura actuación de las fuerzas del orden provocó centenares de heridos en octubre del 2017.

Se menciona, sólo a veces, que nuestro sistema judicial tiene garantías, España ha sido condenada 103 veces por la Corte europea y Francia 728, pero los lectores de la media docena de diarios que he estudiado tienen la impresión de que somos un país sui generis, no se les informa con rotundidad que si los hechos acaecidos aquí en el 2017 tuvieran lugar en el país del lector la justicia de ese país, Alemania, Francia, Estados Unidos… hubiera reaccionado de modo similar o con mayor dureza. No se subraya que en este terreno España no es diferente.

Algún periódico recoge la respuesta de Borrell a un independentista: “no me de lecciones de propaganda cuando con dinero de todos los catalanes ustedes han llenado el Internet con mentiras flagrantes sobre España”. Lleva razón el Ministro pero quizás debería haber dicho “con dinero de TODOS los españoles” porque ¿quién paga las “embajadas”, los viajes al exterior para vender que España es malísima, los lobbies y el chalet de Puigdemont en Bruselas? Probablemente los catalanes, y también usted y yo.