El Mundial cambia los precios, Neymar, Ronaldo

El Mundial ha debido subir el precio que el Madrid debería pagar por Neymar si los del Bernabéu hacen dentro de un par de semanas una oferta por él. Hasta ahora parece que no lo han hecho.

El brasileño que, a pesar de su discutido carácter, caería en el Bernabéu como agua de mayo dada la edad que van adquiriendo las grandes figuras blancas, Ronaldo, Modric, Ramos... saldrá revalorizado de Rusia. Brasil anda bien, puede ser el campeón, eso da más visibilidad a su elenco y Neymar ha demostrado ya que es quizás el jugador más desequilibrante de este campeonato. Sus propietarios, que pagaron por él la astronómica cifra, que hoy ya es comprensible, de 222 millones de euros, no lo van a dar barato. Subrayemos que sólo tiene 26 años, es decir que le quedan un mínimo de 5 en plenitud.

Lo contrario le ha ocurrido a Ronaldo. Si Portugal hubiera seguido en el campeonato y Ronaldo hubiera maravillado (sólo lo hizo en el partido contra España), uno podría olvidarse, aún momentáneamente, de que  tiene 33 años, siete más que Neymar. Por bien que se cuide, que lo hace, es difícil que le queden más de dos temporadas en que sea el jugador letal de las tres últimas. Si la directiva del Madrid quería quedarse con él y le aterraba enfrentarse a los caprichos del jugador este verano, ¿me quedo, no me quedo?, ahora lo tiene más sencillo. Ronaldo regresa con menos humos.

El  rápido y cabreante mutis de España -nunca en mi larga vida me he irritado más viendo jugar a los nuestros como el día de Rusia- ha parcialmente opacado, a corto plazo, la estrella de Isco que brillaba no sólo aquí sino también allá. Una encuesta entre los lectores del británico The Guardian colocaba al malagueño al término de la liguilla clasificatoria, después de nuestro encuentro con Marruecos, en el once ideal del campeonato. Era el único español. Merecidamente, diría yo. Brillará de nuevo

Beneficiado, sin embargo, por la permanencia de su equipo y su clase, es el joven francés Mbappe. Ha deslumbrado y tiene 20 años. Es con Neymar el mejor jugador del inminente futuro. El año pasado en estas fechas, el Observario del CIES situaba a Mbappe en la lista de jugadores con mayor valor para una transferencia en el puesto 18. Imagino que ahora estará en la cumbre con Neymar y Messi (éste con 30 años). Y pensar que se dice que el joven francés no está en el Real Madrid porque no había sitio para él por ocupar Bale su posible puesto en el equipo. Imagino que habrá habido alguna razón económica de peso para no ficharlo hace un año. De no ser así el cabreo de un madridista sería mayor que el del día del mortal encuentro contra Rusia. Dejarlo escapar y quedarse con Bale. ¡Vamos, hombre!