El misterio del giro coreano

636604462090267307w

En el pasado ha habido numerosos desengaños sobre el amenazante peligro coreano. El padre y el abuelo del presidente norcoreano Kim Jong-un dieron repetidamente a entender que serían buenos chicos en sus investigaciones nucleares a cambio de concesiones y ayuda económica. Estafaron a
Estados Unidos , a Corea del Sur y a la comunidad internacional. Siguieron desarrollando su bomba y sus misiles.

Sin embargo, ahora bastantes analistas creen que el dictador norcoreano puede ir en serio. Congelaría por completo su programa nuclear, lo desmantelaría incluso parcialmente como gesto de buena voluntad. Así lo ha comunicado a su colega surcoreano Moon, en una cumbre amable e histórica entre los dos países y parece dispuesto a repetírselo a Trump en el no menor trascendental encuentro que tendrán en pocas semanas. Kim renunciaría incluso a solicitar que los 28.000 soldados estadounidenses abandonen Corea del Sur.

Las razones del cambio de actitud son un enigma. Alguien apunta que Corea del Norte logra por fin ser tratada de igual a igual lo que colma el ego de su dirigente y su ejército. Luego, el recrudecimiento de las sanciones, a las que se ha unido parcialmente China, hace más pupa de la que se cree al régimen cerrado norcoreano. Final y principalmente está la postura de Trump. La posibilidad de que el impulsivo americano lanzara un ataque preventivo contra Pyonggyang que haría sangre también ha contado. El
Presidente americano, algo que no le reconocerán sus numerosos enemigos, ha seguido una política de palos y zanahoria, dice que puede planchar al gordito norcoreano pero añade que está dispuesto a reunirse con él en cualquier momento.

Salga lo que salga, la conmoción en las chancillerías importantes es visible. China, Japón y Corea del Sur, cada uno con bastante que perder si el norcoreano se desmelenase con sus proyectiles, van a celebrar una cumbre.

El momento es esperanzador, ¿ pero que ocurrirá si después del encuentro con Trump se descubre que el coreano seguía cameleando con su desarme?

Sobre el autor de esta publicación