El petróleo sube, los ordeñadores bajan

La purga que el Príncipe heredero saudí está llevando a cabo en su país ha contribuido a subir el precio del petróleo que ya había tomado carrerilla. El barril se acerca a los 65 dólares, un suspiro para Rusia, Venezuela, etc… y hay quien dice que podría llegar a 70 antes de fin de año.

La purga del príncipe Mohamed Ben Salman (MBS), que a sus 32 años y con un monarca enfermizo se ha convertido en el hombre fuerte del rico reino, ha conmocionado y creado una cierta alarma. Bajo la bandera de luchar contra la corrupción MBS ha puesto en el punto de mira a once príncipes, cuatro ministros y algunos de los mayores millonarios -el conocido Alwaleed, por ejemplo- del país. Cuando Arabia Saudita se agita el mundo lo nota. No en vano posee las mayores reservas de petróleo del mundo y hoy en día uno de cada nueve barriles de petróleo que se extraen en el mundo proviene de ese reino.

Hay abundantes especulaciones sobre si la necesitada limpieza, en una nación opaca en que se confunden el presupuesto oficial y el de la familia real, emana de unas motivaciones puras o es un procedimiento de ben Salman para eliminar rivales, para acaparar poder. Modelos, Xi Jinping en China y Putin en Rusia, no le faltan. Destacable, no obstante, es que el Príncipe ha  tomado iniciativas modernizadoras como la de que las mujeres puedan conducir (a partir del próximo mes de junio) sofocando prejuicios del clero conservador que juzgaba, en pleno siglo XXI, que esto favorecería la promiscuidad sexual. Las medidas innovadoras han sido lógicamente acogidas favorablemente por una parte importante de la población. Recordemos que el 70% de los sauditas tiene menos de 30 años.

El joven dirigente ha recibido el espaldarazo expreso de Trump que realiza una larga gira oriental. El Presidente estadounidense ha rápidamente pregonado que los dirigentes sauditas “saben exactamente lo que están haciendo. Algunos de los que han denunciado han estado ordeñando a su país durante años”.

La relación de Ryad con Estados Unidos ha mejorado sustancialmente con Trump después de haberse enfriado con Obama. Arabia Saudita fue el primer país visitado por el americano desde que subió a la presidencia y en su viaje se firmaron acuerdos por valor de 380.000 millones de dólares, una buena parte de los cuales en material militar.