En Chile también pasan cosas

El foco informativo español sobre Iberoamérica sigue centrado en Venezuela. Las penalidades creadas por el régimen de Maduro, escasez de productos básicos, 1.000%  de inflación, son sentidas en España y la última trapacería, el pucherazo dado por el Gobierno en la elección de gobernadores en bastantes estados continúa alarmado y preocupando en España. Por supuesto que pronto tendremos algún ladrido de Maduro sobre Cataluña. Es especialista en cortinas de humo.

Sin embargo, hay países también apreciados en España, donde la normalidad democrática de la política, el aumento del nivel de vida de su población... suscitan escasos titulares. Un buen ejemplo es Chile donde dentro de un mes, el 19 de noviembre, habrá una elección presidencial así como la renovación de la Cámara de Diputados que pasa de 120 a 155 escaños, y de una parte de los senadores que pasan de 38 a 50.

El favorito para la Presidencia es alguien que ya ocupó la Casa de la Moneda, Sebastián Piñera, que sucedió a la señora Bachelet en su primer mandato y cuenta con bastantes papeletas para hacerlo ahora otra vez. Encabeza la coalición Vamos Chile integrada por tres partidos UDI, RN y PPI. Los medios chilenos han estado estos días muy ocupados con el doloroso hecho de que Chile, campeón de fútbol de Sudamérica no estará en el inminente Mundial de Rusia. Hay suspiros para traer a Pellegrini a la selección, aunque no será fácil liberarlo económicamente de su jugoso contrato en el exterior, cuando la Federación chilena, con pocos recursos, debe varios millones a sus jugadores.

La atención se vuelve ya a las elecciones en las que, interesante novedad, los partidos no pueden llevar en sus listas a más de un 60% de candidatos de uno u otro sexo, una medida tendente a aumentar la cuota femenina que ahora no supera el 17%.

Las encuestan apuntan a que Piñera ganará muy holgadamente la primera vuelta pero tendrá que acudir a la segunda al no llegar al 50% en ese primer asalto. Debe también ganarla.

El regreso del millonario Piñera está entusiasmando a la Bolsa que ha subido más del 26% en los últimos meses. La economía, claramente impulsada por el boyante precio de las materias primas durante los años 2010-2014 en que estuvo en el poder, creció con él al 5%. Con la señora Bachelet, depresión de las materias primas importantes para Chile, rechazo a su programa de reformas, ha crecido al 2%. La coalición de Bachelet presenta tres candidatos presidenciales, mal signo, de los ocho en liza.

Si Piñera entra de nuevo en La Moneda habrá otro país iberoamericano, y de los importantes, que transita a la derecha o al centro derecha. Esto será considerado como algo contra natura por más de un sesudo pensador de izquierda latinoamericano.