La interesante señora del presidente francés

macron primera dama

La señora Brigitte Macron parece realista y con sentido del humor. En una de las entrevistas concedidas al poco de la victoria de su marido en la Presidencia gala confesaba que Macron había dudado en lanzarse a la refriega electoral a sus 39 años. Rumió esperar a la próxima campaña. Sin embargo, dentro de cinco años, explicó la esposa, "el inconveniente habría sido mi cara". La admisión de que ella tendría un aspecto no precisamente juvenil dentro de unos años comparada con el de su marido era valiente y le ganó puntos.

Macron ha perdido algo de la popularidad que obtuvo con su aplastante victoria y su dinamismo y ha de preocuparse del desgaste de su imagen. El último sobresalto está relacionado con el status de su mujer. El presidente ha prometido votar en breve, querría que fuera este mes, una Ley de moralidad en que se persiga la corrupción, el despilfarro y se aumente la transparencia. Uno de los apartados pretendía aclarar cuál era el papel que debe jugar la esposa del presidente. En cuanto ha trascendido que se pensaba concederle un status oficial las espadas se han afilado. En quince días, una petición que se opone a ello ha conseguido 275.000 firmas. En verano no hay excesivas noticias y las redes sociales multiplican cualquier protesta. Una encuesta aparecida en el Huffington Post abundaba en que dos tercios de los franceses no quieren papel oficial para la primera dama.

Los portavoces del Eliseo y del partido del gobierno (Cristophe Castaner) han reaccionado asegurando que la esposa no tendrá ningún cargo, que en ningún caso cobrará. Que se trata simplemente de clarificar sus funciones, mostrar cuanta gente trabaja para ella y cuanto le cuesta al contribuyente.

Se intenta, pues, apagar un fuego que socava la imagen del presidente y no poner guijarros en el camino de Ley de moralidad que Macron ha pregonado con convicción.

Otro miembro de En Marche ha explicado algo que nos resulta familiar: el gobierno no ha visto el peligro de formular de pronto ciertas medidas, hay que hacer mas pedagogía, explicar más los que se hace, etc... Algo que muchos en nuestros pagos encontraran aplicable al PP.

Sobre el autor de esta publicación