Ser europeo y socialista

Corbyn

La prensa británica, sin equipos nacionales en la Champions, escribe este miércoles que Ronaldo se sigue cachondeando de los que lo vienen enterrando. Rememoran los cinco goles al Bayern y los tres al Atlético.

A quien sí entierran estos días, es al líder laborista Corbyn. La convocatoria adelantada de elecciones de la primera ministra May pone los focos sobre su rival laborista que, según todos los pronósticos, se dará un batacazo el 8 de Junio mayor que el que tuvo en las recientes elecciones. Si la primera ministra ha convocado voluntariamente unos comicios es porque necesita contar con una mayoría holgada para luchar con Bruselas en las ásperas negociaciones del Brexit y piensa que este es el momento de destrozar al eterno rival laborista.

Las encuestas no apuntan a una debacle como la obtenida por el socialista Hamon en Francia, el batacazo galo ha sido casi cataclísmico, pero Corbyn tiene motivos de que preocuparse. Los conservadores poseen actualmente una mayoría de 17 diputados. Algunas proyecciones la subirían a 120 en el mes de junio. Los laboristas, por ejemplo, podrían pasar a ser el tercer partido en Escocia, una primicia escalofriante.

El drama de los laboristas y de sus correligionarios franceses, es parecido al que se da en varios países occidentales, incluido Estados Unidos: cuando la militancia escoge a un radical, una persona situada ideológicamente en el sector más izquierdista del socialismo o en el más derechista de un partido conservador, el tropezón es seguro. Los votantes no siguen a los militantes. Les dan la espalda. Quieren gente más centrada. Es algo a tener en cuenta por los votantes de cualquier latitud.

Corbyn puede haber ganado el corazón de los militantes pero no hace tilín a los votantes en general. La última encuesta del Guardian muestra que los conservadores tienen un 47% de intención de voto, los laboristas de 28%. La señora May proclama astutamente: “En la papeleta puede decir “partido laborista” pero si usted la escoge está votando a Corbyn”.

Sobre el autor de esta publicación