¿Es Sir Michael Howard un asshole (un mamón)?

Lo parece. El arranque del despegue de Gran Bretaña de Europa ha puesto el cuerpo golfo a más de alguno de sus partidarios. Verse de nuevo sin ataduras con esos atrasados europeos, imaginar que Londres va a recuperar su pasado imperial, que no habrá que aceptar más búlgaros o polacos (o españoles o portugueses) que asentándose en el país diluyen las buenas costumbres y el carácter británico... ha despertado la fibra patriotera y chovinista de más de un rotativo populista británico. El Mail tituló grandilocuentemente nada menos que con “Libertad”.

Que la prensa populista británica entre en trasnochados derroteros nacionalistas es habitual en su lógica: en este caso alimentan a unos lectores de cierta edad a los que gustan las glorias del pasado. Menos a los jóvenes que no compran diarios pero que en un 62% estaban en contra de la salida de Europa.

Ahora bien, que todo un Lord, un respetado miembro de esa cámara legislativa tenga exclamaciones febriles, belicistas no es consecuente con la flema británica y resulta pueril. Sir Michael Howard, un dirigente conservador, perdió las elecciones en 2005 y entonces fue aparcado en la Cámara de los Lores. No se sabe si para probar que no dormitaba en ella todo el rato, ha salido inexplicablemente por cerros guerreros de Úbeda profiriendo que la primera Ministra May iría a la guerra si fuese preciso por Gibraltar como hizo la mítica Thatcher con las Malvinas.

Más que un toque de clarín la cosa ha consistido en un rebuzno porque nadie en España desde hace décadas, ni siquiera en el franquismo tardío, ha manifestado que quiere recuperar Gibraltar por la fuerza. Nadie.
España se ha limitado a subrayar lo que ha explicado la Unión Europea. Si Gran Bretaña sale de la Unión, Gibraltar se va con ella. Tiene su lógica. Si los gibraltareños no quieren ser españoles, que no quieren, ni siquiera con la cómoda co-soberanía, si quieren estar en el regazo de Gran Bretaña, si Londres sale, ellos salen.

Es decir, y es un mensaje que los gibraltareños, empezando por su lenguaraz y tedioso primer ministro, deben entender. Es difícil tener leche y sopas. España, sin el menor matonismo, puede decir si hay alguna sopa o no.

La prensa más seria británica ya habla de que lo de Michael Howard es improcedente y contraproducente. Que muestra que el Brexit no será un camino de rosas.

Lo que me lleva a preguntarme ¿Que ha movido a Sir Michael, un político avezado, a soltar su estulto exabrupto? ¿Tenía tres copas? ¿Es miembro prominente del lobby gibraltareño en Londres? ¿Es un imperialista pendenciero y anacrónico? Quizás simplemente es que se trata de un mamón (Se lo traduzco: asshole o moron).