El mutis de Obama

Yo me polarizo, tú te polarizas, él... El final de la era Obama, acaba su mandato dentro de quince días, muestra significativamente como la polarización política no es un alifafe que sólo afecta a los españoles. En Estados Unidos la situación, el negar el pan y la sal al adversario, está asimismo a la orden del día. El racimo abundante de comentaristas, y de la opinión pública que los sigue, que despotrica contra el Presidente saliente encuentra abundantes municiones en estas fechas finales de su mandato para ponerlo en evidencia.

Los titulares ominosos contra Obama proliferan en la prensa : "El fin patético del gobierno de Obama" , "El tiro final de Obama contra su propio partido", "Su ideología le cegó y no vio la realidad", etc.

Los pecados del primer presidente de color de la historia de Estados Unidos serían, según estos críticos, abundantes: dijo que quería dejar a Estados Unidos fuera de cualquier guerra y no ha logrado ni siquiera acabar con la de Afganistán, su reforma sanitaria es un desastre, ha sido un paniaguado en la crisis de Siria, el país sigue en la misma crisis de confianza en que el lo encontró, el sistema educativo continúa siendo penoso a pesar de las promesas suyas y de su mujer... No dejan, pues, títere con cabeza y la abstención en el voto reciente en Naciones Unidas que constituyó, como comentamos aquí, un varapalo a Israel ha colmado la paciencia de los atacantes. Seria el primer presidente que ha logrado enemistarse con uno de sus mejores aliados(Israel), el país que es la única democracia en Oriente Medio, hasta la primera ministra británica, Theresa May, ha encontrado extraña la conducta y las manifestaciones sobre el tema israelí del gobierno americano,etc.

Los defensores de Obama pueden argumentar lo contrario. Estados Unidos ya no está verdaderamente envuelto en ninguna guerra, que es lo que desea su opinión pública, el país sólo ha sufrido un atentado terrorista serio en los últimos años, Obama paró el debacle económico bancario que se avecinaba al poco de tomar posesión, ha logrado detener la proliferación nuclear en Irán, ha dado un paso importante para detener el cambio climático, resulta curioso que la señora May censure la actitud de Washington en el tema israelí cuando ella ha ido más lejos que Obama en la censura al estado judio (votó a favor mientras que los americanos se abstuvieron), la reforma sanitaria del Presidente, por imperfecta que sea, ha dado cobertura a 35 millones de personas que no la tenían.

Los apologos del Presidente cuentan con dos argumentos de peso globales. Cuando entró en la Casa Blanca la tasa de desempleo era cercana al 10 por cien. Ahora bajó al 4'6. La bolsa ha subido casi al doble en estos ocho años. No es sorprendente que Obama tenga hoy un 53' 6 por cien de aprobación y un 41'6 de desaprobación mientras, que los miembros del Congreso tengan 14 en el primer capítulo y un 70 en el segundo. El presidente dijo hace días que él habría ganado a Trump si la legislación americana le hubiera permitido presentarse una tercera vez. Creo que no se equivocaba.