La segunda mujer en la vida de los Clinton

Las dos entrarán en la Casa Blanca en las mismas fechas. Monica Lewinsky era una becaria que fue asignada al gabinete del Presidente. Huma Abedin al de la primera dama. Sabemos cómo terminaron las andanzas de la Lewinsky en los alrededores del despacho oval. Un proceso de inhabilitación, después de que Bill Clinton tuviera escarceos sexuales con Monica y mintiera sobre ello, que estuvo a punto de costarle la Presidencia. 60 senadores se pronunciaron en ese sentido. Hacían falta 66. Se salvó por los pelos.

Ahora Huma está a pocos pasos de causar la perdición de Hillary. Hija de un indio y una paquistaní, casada y separada de un judío, Huma Abedin es persona inteligente y trabajadora y, sobre todo, la confidente y asesora más cercana de la candidata a la Presidencia. Su aprecio es mutuo. Hillary ha manifestado que sólo tiene “una hija, Chelsea, pero que sí tuviese otra sería Huma”.

La confidente filtra las llamadas a su jeja, parece que no sólo los altos cargos demócratas o senadores importantes sino que hasta Bill Clinton ha de pasar con frecuencia por el filtro de Huma, y también su correo eléctrónico. Y aquí ha saltado la alarma. Es sabido que Hillary Clinton ha sido de una irresponsabilidad total en el manejo de los mensajes cifrados cuando era Secretaria de Estado. . Enviaba muchos desde su correo privado en vez de utilizar el conducto secreto del Departamento. Algunos podían contener informaciones confidenciales. El F.B.I se vio obligado a investigar el tema y concluyó hace meses que no se podía perseguir judicialmente a la señora Clinton pero que había actuado con una ligereza extrema. Ahora, llega la bomba: El Director de FBI, James Comey, persona conocida por su integridad, acaba de revelar que en los correos del ordenador del esposo, separado, de Huma, investigado porque hacía sexting (envío de correos de contenido sexual) con alguna adolescente, han aparecido mensajes de los enviados o recibidos por Hillary.

El anuncio ha provocado la indignación de los partidarios y los medios de comunicación próximos a Clinton. Revelar esto diez días antes de la votación “sólo puede tener una intencionalidad política”, sería un intento de restarle votos a Clinton. Los “trumpistas” alegan lo contrario, el probo FBI ha creído que no podía estar guardando silencio por más tiempo en un tema sensible, había resquemores en el seno de la Agencia federal etc….

El hecho es que los sondeos han vuelto a dar un giro. Con la revelación, aumenta el número de estadounidenses que piensan que la demócrata no es en absoluto digna de fiar. Sigue delante en la mayoría de las encuestas pero la brecha se ha encogido enormemente y alguna importante como la de “ABC televisión- Washington Post” coloca un punto por delante a Trump. Primicia.

Las apuestas, aunque ya surjan dudas, siguen dando como ganadora a la demócrata. Hay, sin embargo, un claro nerviosismo en sus filas. Y muchos demócratas ya suspiran por el mal menor. Desean que el cóctel correos secretos -Huma Abedin no cierre a Hillary el paso a la Casa Blanca pero empiezan a hacerse a la idea de que el sueño de controlar el Senado y más aún la Casa de representantes en las elecciones del martes ha saltado por los aires con el escándalo. Con las dos cámaras adversas Hillary gobernará con problemas.