Terrorismo, crimen y el efecto Cox

Jo Cox

¿Puede el asesinato de la diputada Jo Cox influir en el resultado de la consulta de mañana sobre la salida o la permanencia de Gran Bretaña en Europa?

Los dos grupos enfrentados han agotado los argumentos. Los partidarios de la salida agitando el patrioterismo y formulando afirmaciones más burdas y simplistas, zafias incluso, que los que se inclinan por quedarse. Han removido el temor hacia los inmigrantes. Los periódicos han tomado partido. Los populistas Daily Mail, con conclusiones osadas, y The Sun se pronuncian por al abandono. La prensa más seria, The Financial Times, The Guardian, por dejar las cosas como está. Importantes organismos internacionales, a los que hoy se une el financiero Soros, advierten de los peligros económicos de la salida. Obama hizo otro tanto hace unas semanas.
La cuestión es, sin embargo, fundamentalmente sentimental, hasta cierto punto visceral. La razón, en algunos, no está jugando ningún papel. Los sondeos, desde hace cuatro días, empiezan a girar hacia la permanencia. Curiosamente coinciden con la noticia del asesinato de una comprometida y solidaria diputada, la señora Cox. Un votante amigo residente en Edimburgo me comenta que el se movía hacia la salida y que la muerte de la diputada le ha hecho reflexionar. Quiere quedarse

Hay, en consecuencia, que plantearse, dado lo apretado de los sondeos, si un acto terrorista puede inclinar la balanza en uno u otro sentido. Aunque alguno no quiera admitirlo es claro que el atentado de Atocha alteró claramente el voto en España y dio la victoria a Zapatero. Así fue leído en Estados Unidos, donde yo residía. Varios medios de información concluyeron que el electorado se había inclinado ante los terroristas. Alguien puede pensar que sin el manejo, torpe o tardío, del gobierno del PP el vuelco electoral no se habría producido. Es posible pero hay una premisa previa: sin el criminal atentado no habríamos visto si el gobierno era torpe, ventajista o imparcial. Los españoles habrían ido a las urnas y los socialistas no habrían ganado. Recordemos que NINGUN sondeo, ninguno, les daba triunfadores.

Lo que nos lleva a un inquietante colofón: si los terroristas o simplemente los desalmados se percatan de que la ejecución de una acción bárbara puede cambiar las tornas en un tema capital, ¿no se verán tentados de planear atrocidades finalistas?

Sobre el autor de esta publicación