Sergio Ramos, su fuera de juego y el penalty

fuera de juego de Ramos

No se puede negar que el Real Madrid tuvo más suerte de su lado que el Atlético. Parece que esa distribución de la fortuna está en los genes de los dos equipos. El triunfo de los colchoneros también habría sido normal. Ahora, mientras le euforia madridista se dispara, las dudas sobre el equipo parecen haber desaparecido totalmente, aparecen las asechanzas y comentarios insidiosos e irritados de sus enemigos.

De entrada, alegan que los blancos han tenido un camino muy facilito hasta la final. Los equipos que eliminaron eran poco menos que paquetes y alguien con malicia suelta que es raro que el Madrid tenga tanta suerte en los sorteos y los demás tan poca. (Es decir, el Real tiene desde siempre tentáculos torticeros en Europa).

Luego, está la forma en que los del Bernabéu fabricaron su victoria. La actuación del colegiado inglés, se dice, es sospechosa ¿Quién le pagará este año sus vacaciones y quién sabe qué más?. Es decir, que el árbitro torció solapadamente a favor del Madrid. La teoría conspirativa aduce como prueba definitiva de ese amaño el gol de Ramos. Era un offside como una casa, se remacha, y la media docena de árbitros en el campo, dos a escasos metros del jugador, se lo tragaron. Raro, raro...

He escrito y comentado reiteradamente estos días que los de Zidane fueron unos afortunados campeones y que el Atlético hizo los mismos méritos que ellos, pero detengámonos en el gol de Ramos. Es más que posible que estuviera en fuera de juego, hay tomas, no todas, que así lo indican. Pero lo que resulta totalmente indiscutible es que estaba siendo descaradamente agarrado por un defensor atlético. De esto no hay que hacer conjeturas. Un miope lo ve palpablemente en la tele. Y, entonces, digo yo, si el árbitro tenía mil ojos para ver el discutido fuera de juego también los debía tener para detectar el descomunal agarrón antes de que el capitán blanco entrara en la zona nebulosa. ¿Por qué no pitó? Si lo hubiera sancionado habrían ocurrido tres cosas:

- Sergio no habría metido gol

- El inglés habría decretado penalty en contra del Atleti. No podía pitar otra cosa

- El inglés habría expulsado al defensor y el Atlético se habría quedado con 10 hombres

En esa tesitura yo habría preferido que el árbitro no concediera el gol. En el penalty inmediato el Madrid tenía un 80% de posibilidades de lograr un gol. Si nos atenemos al porcentaje de los lanzamientos del final del encuentro, un 90% ya que hubo 9 con éxito y sólo 1 marrado.

Y termino, ¿cómo habría finalizado un encuentro con uno a cero a favor del Madrid, el Atlético con diez hombres y setenta y dos minutos por jugar? En mi opinión, la conclusión habría sido no una gloriosa derrota del Atlético a penaltis sino un resultado a favor del Madrid más cercano al de Lisboa. Es decir, más penoso para los rojiblancos y más claro para los blancos.

Sobre el autor de esta publicación