Hollywood calienta los Oscars

Atendiendo a protestas reivindicativas o tirando de un nuevo truco publicitario la Academia de Hollywood ha anunciado un mes antes de su gran gala cambios de envergadura para introducir más diversidad étnica y de género entre sus miembros.

Los cambios, que según los que se oponen van en contra de los miembros antiguos, han surgido porque artistas de color de la Academia, a los que han seguido un considerable número de artículos en la prensa, se quejan de que entre los nominados de este año no haya ningún negro en ninguna categoría. La acusación latente es que aunque la discriminación por el color pasó a la historia, ya en 1940, Hattie McDonald la sirvienta de “Lo que el viento se llevó” fue premiada como actriz secundaria, aunque hubieron de pasar años antes de que entrara en todos los restaurantes de blancos, los negros aún no vienen obteniendo el reconocimiento que merecen.

La acusación, a pesar del vacío de este año, es cuestionable. Hay varios negros premiados con el galardón al mejor intérprete, desde Sidney Poitier, Jamie Foxx o Denzel Washington (dos veces) pasando por otros que no paran de obtener contratos como Samuel L Jackson o que son rabiosamente taquilleros como Will Smith (ha anunciado que no asistirá a la ceremonia). Se da la paradoja, además, que la gala de este año será presentada por un negro, Chris Rock al que la Academia escogió hace casi un año muchísimo antes de que se supieran quiénes iban a ser los nominados de esta 88 edición. La polémica le está obligando a cambiar su monólogo.

La Academia, con todo, pone en marcha sus cambios con el objetivo de doblar el número de sus miembros femeninos o de minorías étnicas antes del 2020. Una de las modificaciones será que el derecho a votar sólo podrá ser ejercido si has trabajado en algún film en los últimos diez años o si has sido objeto en el pasado de una nominación. Diversos miembros masculinos, blancos y de cierta edad han protestado.

La polémica sigue. Paris Barclay, el presidente del Gremio de Directores aplaude la medida y dice que no será suficiente. El actor mejicano Damian Bichir opina que el arte es el arte y no hay que hacer distinciones de colores. “Debería haber algún negro en las nominaciones de este año pero también algún mejicano. El problema puede emanar de que sólo hay un 2% de negros y mejicanos en los 6.000 miembros de la Academia”.

Al hilo de la discusión surgen otras preguntas:

-¿Por qué los negros son omnipresentes y muy laureados en la música y no en el cine cuando ambas industrias las gestionen las mismas personas?

-¿Por qué gays, lesbianas y transexuales tienen más presencia en la industria que la gente de color?