Qatar y el fútbol: poderoso caballero es don dinero

El pequeño y riquísimo reino de Qatar sigue siendo noticia. Cortejado como comprador e inversor,-el Alcalde de Londres parece que lo adula para que transformen el barrio de Tottenham-, con miles de millones acumulados por su ingente riqueza petrolífera, el país es un activista político internacional. La cadena de televisión Al Jazeera, basada en Qatar, es un instrumento importante de ese protagonismo.

La cadena tiene un muy amplio seguimiento en el mundo árabe. Sus enfoques y reportajes son a veces resentidos por las autoridades de estos. Esta semana, los dirigentes de Doha han accedido a silenciar la rama egipcia de la emisora. El gobierno de El Cairo mostraba su irritación por el descarado enfoque pro Hermanos Musulmanes que, según él, mostraban las noticias en Al Jazeera y Qatar, en un intento de deshielo de las relaciones con Egipto, neutraliza a la cadena.
En el terreno económico Qatar salta a la palestra por ser el primer país del mundo que adquiere un Airbus A350 el avión creado por la compañía europea para competir con el americano Boeing 787 Dreamliner. Según Airbus, que asegura tener pedidos de 778 unidades, el avión consume 9% menos de combustible que el americano.

Pero no todas las noticias que brotan del reino son buenas. La construcción de las faraónicas infraestructuras para el Mundial de fútbol continúa produciendo cifras ominosas. El británico The Guardian viene observando minuciosamente las bajas fatales de trabajadores extranjeros, gente de India, Nepal Sri Lanka... con conclusiones harto alarmantes. Cada dos días muere un nepalí en el tajo. En los últimos diez meses unos 160 han perecido en las obras. En el 2013 la cifra fue levemente superior. La causa parece ser los horarios y, sobre todo, el calor. Bastantes horas de las trabajadas se desarrollan con una temperatura de 50 grados.

Las autoridades de Doha arguyen razonablemente que los inmigrantes conocen perfectamente las condiciones climáticas del país y que ellos no pueden cambiarlas. Los críticos, sin embargo, sostienen que los inmigrantes se ven obligados a aceptar cláusulas draconianas sobre todo en el aspecto legal, se les retira el pasaporte, están ligados por cinco años al empleador, las condiciones del trabajo no responden a patrones internacionales etc... Una firma de abogados internacional, DLA Piper, que fue encargada de hacer un informe sobre el tema elaboró unas conclusiones que, según Amnesty y Human Rights Watch son ignoradas o aplicadas con notable parsimonia por el gobierno de Qatar.

Entra en escena la FIFA que con la amenaza de retirar los Mundiales del reino qatarí podría torcer el brazo del gobierno. La adjudicación del campeonato al reino del Golfo ya fue objeto de polémica, se cree que algunos miembros del comité de adjudicación fueron sobornados, y la cuestión de la sensatez de organizar un gran y prolongado acontecimiento deportivo en verano en una zona con la temperatura de Qatar resurge a cada instante. La FIFA, sin embargo, no recula. Ha descartado como irrelevante un Informe de un prestigioso jurista estadounidense, que formó parte del organismo, en el que se esbozaban las irregularidades en la adjudicación y hace poco días en la reunión de Marraquech que se celebró alrededor del Mundialito que ganó el Real Madrid ha vuelto a confirmar que el campeonato se celebrará en Qatar.
Las opiniones están divididas. Unos argumentan que era hora de conceder el campeonato a una zona del mundo prometedora futbolísticamente y a un país competente y con ansia de brillar al ser el Mundial un trampolín publicitario privilegiado. Otros dicen que poderoso caballero es don dinero.

Sobre el autor de esta publicación

Inocencio Arias

Andaluz, es un veterano diplomático con más de cuarenta años en la profesión y que ha ocupado cargos importantes en el Ministerio de Exteriores con los tres gobiernos anteriores de la democracia.

Ha sido, curiosamente, Portavoz Oficial del Ministerio con la UCD, el PSOE y el PP amén de Secretario de Estado de Cooperación (segundo cargo del Ministerio) con el PSOE de F. Gonzalez y Embajador en la Onu con el PP de Aznar, etc.

Fue durante dos años Director General del Real Madrid. Ha sido profesor en la Complutense y en la Carlos III.

Ha colaborado profusamente en varias publicaciones, radio… y publicado tres libros: “Tres mitos del Real Madrid”( Plaza y Janés), ”Confesiones de un diplomático”(Planeta) y recientemente con Eva Celada “La trastienda de la diplomacia” (Plaza Janés) que ha agotado en poco tiempo tres ediciones.

Es seguidor del Real Madrid y forofo de Chejov, Mozart y Di Stéfano.