Las frases de Wert y Montoro

Al ministro Wert, a pesar de su esforzado intento de reformar la educación en España o quizás por ello, no acaban de multiplicársele los problemas. Cuestionó de alguna manera el mantenimiento por la Comisión europea de la cantidad de becas Erasmus y le ha caído una bofetada insólita. El portavoz oficial de la Comisión ha dicho que la afirmación del ministro español era una mierda (la traducción de rubbish es, en realidad, “basura” pero si queremos hacer una traducción más fielmente libre la frase en castellano sería equivalente a “es un mierda”).

El portavoz ha perdido los modos, algo impropio en alguien que tiene un cargo de esa importancia, no recuerdo un caso en que un cargo de la Comisión se atreva a desmentir frontalmente a un ministro de un país miembro con una expresión tan tosca, sus jefes deberían reprenderle por la grosería, pero resulta muy llamativo que el portavoz, por impulsivo y lenguaraz que sea, se haya atrevido a proferir esa expresión. Refleja que las instancias comunitarias, prescindiendo de la tosquedad de su pregonero, estaban verdaderamente irritadas con la interpretación que el ministro español hacía de la cuestión de las becas.

Más cortés ha sido el ministro Montoro ante la televisión catalana; también más sorprendente. Montoro, no sabemos si presa del síndrome de ser amable con tus anfitriones, ha manifestado algo así como que Cataluña va a sacar a España de la crisis. No que va a ser un factor importante, no que va a jugar un papel no simbólico para lograrlo. No. Cataluña va a sacar a España de la crisis. Esto puede producir varias reacciones. Primero, las comunidades que hacen los deberes, producen, contribuyen, exportan, vienen ingresando muchas divisas con el turismo etc… pueden preguntarse por qué es Cataluña quien va a sacar a España de la crisis y ellas no. La otra reacción no menos sustancial es la que brotará en círculos catalanes secesionistas, convencidos de que España les roba, de que ellos son el motor turístico de España y, sobre todo, de que sin ellos la economía española se fragilizaría hasta extremos insospechados. En definitiva, de que ellos pueden volar solos y sólo el lastre pesado y torpón del resto de España les impide hacerlo.

En resumen, pensará más de uno, si nosotros solos somos capaces de sacar a España de la crisis, Montoro dixit, esto es la prueba de que tenemos sobrada capacidad económica para largarnos, separarnos y vivir felices. Demuestra que toda esa palabrería que dicen en Madrid, que Cataluña no sería viable, que no podríamos subsistir como ahora, que sufriríamos un claro retroceso es sólo eso, palabrería política de los zafios mesetarios del poder central.