Una lanza por Ana Botella

Parece que para algunos la culpa del chasco español en la candidatura olímpica ha sido un supuesto desliz idiomático de Ana Botella. La alcaldesa habría tenido la ocurrencia, funesta y ridícula, nos cuentan, de deslizar en un discurso en inglés la expresión española “café con leche”. Da la impresión de que con ello la señora Botella no sólo ha hecho un papelón sino que habría dado el mazazo definitivo a las aspiraciones españolas.

La conclusión de estos críticos, formulada así, es risible, pacata e ignorante. Cuatro Príncipes Felipes, que ha sido justamente elogiado por su actuación general, no habrían salvado la candidatura española. No hemos sido trasquilados por los discursos. Por otra parte, no es infrecuente que un orador en una intervención en un foro internacional deje caer un par de palabras en su lengua que son comprendidas por la mayor parte de los asistentes y que pueden ser incorporadas por los intérpretes sin dificultad. Muchos de los que hemos toreado en foros internacionales lo hemos hecho a menudo. Hay oyentes que, al entender más o menos lo que se dice, “café con leche” no es tan enrevesado como “zarzaparrilla con cañamones” o “regate buñuelesco”, encuentran que es un guiño simpático del orador.

Si uno quiere ser objetivo notará, además, que Ana Botella se desenvuelve en aceptable inglés en una conversación lo que no es moneda corriente en políticos españoles de uno u otro sexo. Recordemos al anterior Presidente del gobierno diciendo como un autómata “yes, “yes”, dando la impresión de que no se había enterado.

La ocasión es buena para que los antiaznaristas, la inquina que despertaba el anterior Presidente fuera inmediatamente transmitida a su mujer, saquen a relucir como muestra de la mediocridad de Ana Botella que no ha sido verdaderamente elegida, que iba a las espaldas de Gallardón. Es innegable, y Johnson fue a las espaldas de Kennedy y Ford de las de Nixon y tantos otros. Es el modo en que funciona la democracia. Lo que más me hace gracia es que alguno de los que emite comentarios sarcásticos sobre la escasa ortodoxia democrática del acceso de Botella a la Alcaldía vea normal el acceso de la nueva Presidenta de Andalucía al importante puesto que ocupa desde hace dos días.

Aznar y su familia son y serán estigmatizados por cualquier motivo. Un cineasta me comentaba que el antiguo Presidente fue a juicio de una mayoría de los productores el que, con su Ley del 5%, más hizo para proteger y potenciar el cine español. Sin embargo, oh paradoja, es y será de los más vituperados por la gente del cine. A Ana Botella le ocurrirá otro tanto. Y si España hubiera ganado, se hubieran hallado piropos para el Príncipe, el Presidente del Coe y hasta la última nadadora que acudió solidariamente a Buenos Aires. De la alcaldesa se diría que no sabe poner una frase detrás de otra, que no está dotada para explicar nada y que llevaba un peinado peculiar impropio para la ocasión.

Por cierto, en lo que estoy de acuerdo con Rubalcaba es que al que dio a entender que teníamos 50 votos prometidos, si es que alguien lo dijo y no es que alguna televisión lo dedujo, habría que si no cortarle la lengua sí darle un buen coscorrón. ¡Qué ingenuidad pensar que muchas de esas promesas ocultan una intención sincera!