Estados Unidos y sus aliados

Leer la prensa de Estados Unidos en estas fechas tiene claro interés para cualquier interesado en la política exterior. Desde que Obama decidió pedir la autorización del Congreso para atacar a Siria la toma de posturas sobre la bondad de la intervención y sobre el efecto en la relación de Washington con otras capitales amigas son variadísimas.

En los comentaristas hay una amplia división en lo tocante al ataque. Es inevitable moralmente, los Estados Unidos han de enseñar a Assad que si hace caso omiso de la advertencia de Obama lo tiene que pagar, hay tantas ventajas como inconvenientes en la acción, el bombardeo, sobre todo si cae Assad, tendrá consecuencias nefastas para Occidente y ya está bien de meterse en avisperos islámicos, que los sirios se maten entre ellos si es su sino. Toda la gama de reacciones. Lo reseñable, sin embargo, es que ese abanico de actitudes se repite en el Congreso de los Estados Unidos donde hoy por hoy, unos diez días antes de la votación de las dos cámaras, Obama no tiene claro conseguir la bendición de los legisladores. A los opuestos a la intervención con motivos aludidos más arriba hay que unir los que se cortarían una mano antes que respaldar cualquier cosa sugerida por el Presidente. No sabemos cuántos hay de estos pero no son media docena. Hay un sector de los padres de la patria en los que Obama levanta más ampollas que su predecesor Bush en los más radicales de sus adversarios.

Luego está el efecto en los aliados de Washington. Las dilaciones de Obama, su “coartada” de trasladar el tema al Congreso cuando según muchos no era imprescindible, ha dado argumentos a aquellos que sostienen que Estados Unidos ya no es de fiar. En Israel se comenta que frente a Irán ellos están solos, en Polonia disminuye la fe ciega en Washington frente a maniobras del antiguo enemigo Rusia, y en los países árabes halcones frente a Siria ha creado asimismo desconcierto la aparente indecisión de Obama. Todos lo necesitan si se ven en peligro pero la confianza en la determinación de los dirigentes del gigante americano ha bajado un peldaño. Siria también ha echado arena en las ruedas de la alianza especial entre Estados Unidos y Gran Bretaña. Los dirigentes americanos vieron con pasmo la votación en los Comunes que perdió Cameron, y piensan que el Premier británico fue un principiante en la búsqueda de votos. Varios políticos destacados del otro lado del Atlántico manifiestan que la decisión británica es un nuevo Suez, un nuevo abandono por Gran Bretaña de sus aspiraciones a ser gran potencia. La gente de Cameron, de su lado, culpa a los obamistas. Sin las prisas que mostraron por desencadenar el ataque ellos hubieran tenido más tiempo para calentar a sus fieles y ganar la votación.

El fracaso de la votación británica y el escaso talante intervencionista de Obama empujaron a éste a lanzarle “el muerto” al Congreso. Interesante será examinar las consecuencias internas y mundiales que tendría que los legisladores americanos, siguiendo el sentir actual de los votantes, indiquen a Obama que no procede atacar a Siria.

5 comentarios
  1. Chesmaloli says:

    Sorpresas, ninguna. Estaban acostumbrados a ser “los que dirigían el trafico” y ahora se encuentran conque ha llegado uno más joven, más guapo, mas listo y más demagogo que ellos. Y están asustados porque a muchos de ellos se les va a acabar el chollo para siempre.
    Y no sería tan malo.

    • Vingochay Magec says:

      Chollo que recogerá Podemos y te mandara a picar piedras, o a barrer la arena de cualquier playa,o como palanganero en casa de citas. Estos han dejado claro quienes son con las amenazas a empresas como Mercadona, Jazztel y Freixenet. Si no están con nosotros pide a sus bases total boicot a esas empresas. Comunismo puro y duro. ya lo decía Stalin…El poder hay que alcanzarlo aunque para ello tengáis que matar a vuestra propia madre. O con ellos o la guillotina. Palabras del propio Iglesias. Bueno, de un cobarde cagon que se cree fuerte rodeado de guardaespaldas, pero se olvida de que eso no le a durar siempre. Debería aprender a no ser tan bocazas.

  2. viajeroA3 says:

    Me engañas, me explotas, me empobreces, te cargas los avances sociales que mis antepasados y yo mismo conseguimos a costa de sangre y, encima ¿vienes a meterme miedo para que te deje seguir abusando de mi?

  3. Ismael says:

    Quizas la torpeza de los adversarios de Podemos viene tambien del miedo de que perder las elecciones no les significa a muchos de ellos la oposicion sino la carcel.

  4. Perico Delos Palotes says:

    Pero la influencia de los medios es innegable, es la primera que se retransmite en directo la creación de un partido. También hay que ver el caso del partido de Albert Rivera, que ahora los medios también le están dando mucho bombo, y el chaval es otro piquito de oro como Iglesias, pero igual de superficial, ambiguo y demagogo.

Los comentarios están desactivados.