Delanteros, defensas y la ganga de Neymar

Aunque ya existan estudios que indiquen que una defensa avezada, sin fallos es tan rentable como una muy incisiva delantera, directivos y aficionados continúan valorando a los atacantes mucho mas que a los elementos defensivos. Tradicionalmente ha sido así de forma notoria. No sólo desde hace mas de 70 años los traspasos de los goleadores son mucho más costosos que los de cualquier otro jugador sino que el reconocimiento de público y crítica concede obvia prioridad a los delanteros. Estos son venerados, centrocampistas y defensas simplemente respetados, a lo sumo admirados.

Pensemos en los galardonados con el Balón de Oro. En toda su larga existencia sólo cuatro futbolistas que no se desenvolvían en la delantera lo han conseguido, el irrepetible Beckenbauer en 1976, Mathias Sammer, L Matthaus y Cannavaro. De los magníficos porteros de este largo medio siglo sólo el mítico ruso Yashine lo tiene, ni Banks, ni Zoff, ni Casillas. El resto hasta el infinito son delanteros.

La razón está en el gol. Es la esencia del fútbol, lo que se recuerda, (¿quien conserva en la memoria tres excelentes cortes de Piqué o Ramos en un mismo partido?), lo que será repetido hasta la saciedad en tertulias, en conversaciones. Pero resulta que el gol, conforme pasan los años, se ha convertido en algo más raro, se meten menos que en los cincuenta, y en consecuencia en algo muy apreciado. De ahí que los que los consiguen sean ensalzados. El momento en que Iniesta consiguió el definitivo de la final del Mundial es muchísimo más valorado y retenido en nuestra memoria que el desvío que le hizo Casillas a Robben y que quizás habría enterrado las posibilidades de España como campeona.

Viene esto a cuento por las cifras que suenan en relación al británico Bale. ¿Vale efectivamente los más de 100 millones holgados de euros que se mencionan?  Parece en principio algo disparatado. ¿Podría el Presidente de su club estar moviendo la joyita ante los ojos de Florentino Pérez y de los propietarios del Manchester si se tratase de un defensa puro y duro?  Ciertamente no, la gente pensaría que el presidente del Madrid y el mandamás del Manchester se habían vuelto locos, que era un despilfarro total. El que tiene gol, por lo tanto, tiene un bono. Ello nos lleva a considerar el precio de Neymar. Si es tan bueno como aseguran, y parece que no se engañan, ¿cómo ha costado sólo 57 millones cuando se está pujando por Bale, que no parece que sea mejor, con cantidades que pueden resultar el doble de lo pagado por el brasileño? No se entiende.

¿Madrugó mucho el Barcelona y ató con antelación el asunto o las cifras no son esas?

Sobre el autor de esta publicación