Peculiaridades de la monarquía holandesa

La prensa europea se ocupó el pasado martes profusamente de España. La salida de Sáenz del Santander, con la indemnización posiblemente mayor de la historia continental, es primera destacada en el “Financial Times” en largo artículo en el que hay perplejidad sobre la experiencia de sus sucesor.

Nuestros deportes también atraen poderosamente la atención en lugares relevantes. La condena de Eufemiano Fuentes resalta en las ediciones en la red de la prensa francesa, celosa siempre en sentar doctrina en temas de ciclismo, y los sueños de “remontada” del Madrid y Barcelona son tomados en serio por varios diarios(en Inglaterra, patria del fútbol, estos temas siempre tienen abundantes lectores). No falta la mención al codiciado premio al restaurante catalán de los Roca.

El juramento del nuevo Rey de Holanda es, sin embargo, el acontecimiento más comentado en la globalidad de la prensa que aprovecha para mostrar las peculiaridades de la ceremonia y de la familia real holandesa.

El primer varón en reinar sobre los 17 millones de holandeses desde 1890 parece entrar con buen pie. Es difícil que alcance la popularidad de su madre, la irrepetible reina Beatriz, que goza de un grado de popularidad del 80%, mientras la clase política lo tiene del 8%, y que ha logrado que 85% de sus súbditos se muestren partidarios de la monarquía. Prácticamente, un record. Un alto porcentaje de holandeses están reconocidos por el papel aglutinador jugado por la monarquía durante la II Guerra Mundial cuando el país fue invadido por los alemanes y la reina Guillermina, desde Londres, lanzaba mensajes radiofónicos que levantaban la moral de la población sometida al yugo nazi. Fue la resurrección de la dinastía de los Orange.

Además de eso, los 33 años de la reina Beatriz, persona “progre”, de carácter, con simpatías hacia el movimiento verde, una trabajadora infatigable de la que se decía que leía hasta la última línea de cualquier ley que debiera firmar, han sido beneficiosos para la institución.

El listón está alto y el ya rey Guillermo Alejandro parece ser consciente de ello. Ha manifestado en alguna ocasión que no le importaría que le bajaran el sueldo, la monarquía holandesa cuesta al contribuyente tres o cuatro veces más que la española, su esposa argentina se ha ganado una considerable popularidad entre los holandeses, y en su realista discurso en la ceremonia de ayer ha definido certeramente la visión que tienen los país de su nación, un país con “creatividad, apertura y espíritu de iniciativa”.

Los actos de entronización han tenido un patente boato, nuestra muy delgada princesa parecía de las más elegantes, y no han tenido connotaciones religiosas. Claro contraste con el de inauguración de Obama tan del gusto de parte de nuestra opinión. Allí hubo dos pláticas religiosas, juramento solemne ante la Biblia y la invocación final(que no está en la Constitución americana) del Presidente (“y que Dios me ayude”). Aquí, en España y en Europa, se consideraría todo esto “camp”, cursi y cateto.

Al hablar de la modernidad de la monarquía de los Países Bajos el británico “The Guardian” concluye su editorial diciendo que los Orange legaron en el pasado alguna cosa a sus primos reales británicos. Ahora los Windsor deberían aprender “modestia y modernidad”.

4 comentarios
  1. antonio says:

    Bueno, no se puede decir que no son coherentes, que lo son en extremo. Su comportamiento con los medios y con todo aquello que no es de su cuerda es lo que han aprendido o propugnado en regímenes tan escasamente democráticos y tan amigos de encarcelar al oponente como los que asuelan Venezuela, Nicaragua, Bolivia o Argentina, por poner ejemplos cercanos o como el Iraní (patrocinador económico) un poco más lejos; ejemplos actuales de regímenes de los que a los manifestantes de Sol, por lo visto, les gustaría sentirse ciudadanos (o siervos más bien) . Pero, claro, pedir coherencia a una masa tan infantil, tan influenciable y de un espíritu tan milagrero de "aquí me las vayan dando" es como pedir peras al olmo.

    • Gozaimasu says:

      La masa "madura" e instalada y de espíritu tan descreído como desvergonzado es , sobre todo coherente. Son corrutos, lo saben, así actúan y así se protegen delante de las narices del ciudadano espantado. Son corrutos y a mucha honra ¿Qué passa?
      ... es como pedir olmos a una pera y que la pera, corruta ella, además se los dé, cosas del descreimiento desvergonzado.
      1000% coherencia pura, sí.

    • Hermman says:

      Por qué no cita la venta de armas que lleva a cabo España a todas esos países que con tanta vehemencia cita?. Por qué no habla de los Emiratos donde no existe la democracia y empresas españolas llevan a cabo importantes negocios sin que los Gobiernos PP-PSOE hagan ningún tipo de denuncia a esa situación?. Por qué no habla de la dictadura guineana??. Permítame decirle, bastante sospechosos son sus comentarios....

  2. Hermman says:

    Se echa de menos un análisis algo más profundo. Tampoco es de extrañar. Usted dice exactamente lo mismo que los partidos oficiales PP-PSOE-CIU.... Por qué será?. Así que escaso merito tiene... Copiar lo hace cualquiera, copia y pega. (Dejo de leerlo)

Los comentarios están desactivados.