En Siria los rusos tienen bula

Los Juegos Olímpicos alimentan en estos días veraniegos a los medios de información. Si dejamos a un lado a la machacona crisis pocas noticias internacionales nos llegan en estas fechas. Siria, sin embargo, permanece tercamente en los noticiarios y con razón. Van según algunos cálculos unos 21,000 muertos y el desenlace sigue sin estar claro. El primer ministro del régimen deserta pero Assad parece decidido a tomar a cualquier precio la ciudad de Alepo. Sabemos que la caída en manos de los rebeldes seria fáctica y simbólicamente funesta para su gobierno y sus posibilidades de aferrarse al poder.

En los foros internacionales contemplamos un espectáculo sorprendente. La Asamblea general de la ONU metiéndose en terrenos que no le son propios, cuando el Consejo de seguridad de la Organización esta tratando de temas que afectan a la paz internacional la Asamblea debe abstenerse, ha aprobado de forma claramente mayoritaria (unos 134 votos a favor y unos 36 en contra) una resolución en la que critica la inoperancia del Consejo en una crisis sangrienta que se convirtio en una guerra civil.

La puya va dirigida especialmente contra Rusia y China que con su veto impiden que se tomen medidas que quizás harían entrar en razón a Assad. Rusia ha regresado a la época de la guerra fría, en menos de un año ha utilizado TRES veces el veto para defender a su protegido sirio. En otra ocasión hemos expuesto en estas paginas las razones del paraguas protector ruso con el régimen sirio.

Lo que nos interesa destacar ahora es la indiferencia absoluta con la que la opinión publica occidental ve el derramamiento de sangre en Siria y la labor de zapa de Moscú en defensa de un aliado. Tres vetos en un año para amparar a un régimen abandonado incluso ya por mayoría de los países es un récord.

Imaginemos el caso contrario. Estados Unidos, con Reagan o con Bush, con Cárter o con Obama, lanzando en un breve periodo de tiempo el veto tres veces para arropar a un país satélite en el que diariamente se informa que hay otros doscientos muertos, heridos incontables,imágenes espeluznantes etc…¿ Es concebible que nos estuviéramos quietos, en España y en Europa si las noticias nos golpearan y Estados Unidos tuviera la menor responsabilidad indirecta? Apuesto a que no, nuestra indignación contra el imperialismo yanqui, con bastante menos de lo que esta ocurriendo ahora, sería sacrosanta y ruidosa. Con cualquier otra gran potencia, Rusia, China, el tema nos resbala.