Aznar y González

Las noticias económicas siguen siendo ominosas. “Le Figaro” francés habla del posible estallido del euro, el americano Warren Buffet, el magnate más rico del país, un filántropo que ha pedido a Obama que grave las grandes fortunas, confiesa que no tiene confianza en Europa, hace ya un año que su empresa de inversiones se desprendió de activos europeos y varios periódicos de nuestro continente apuntan que España, endeudándose a más del 6%, difícilmente podrá resistir los embates del mercado. Podríamos seguir con otras cuestiones igualmente deprimentes

La cosa no está bien, mal que nos pese, y alguno, como el expresidente Aznar, lo dice con rotundidad. Ahora bien, el político popular es el oscuro objeto del odio de muchos de sus oponentes. Despierta una tirria, a veces irracional, en algunos de los miembros de otros partidos. Hace algo más de un mes, cuando brotó la noticia de que Aznar había entrado en el Consejo de Administración de una gran multinacional española y que Felipe González había hecho lo propio en el de otra, parecía, y lo comentamos, que las chuflas dirigidas al antiguo líder popular sobre el sillón muelle que había encontrado, sobre su ansia de estar en un sitio y en otro… se apagarían al ver que Felipe González se comportaba igual. Pero, no. Una persona, en principio, tan ponderada como el Ministro Jáuregui establecía una distinción curiosa. Aznar era un ansioso por tener puestos mientras que Felipe González tenía otra trayectoria y “era bien sabido sabido”, que el no tenía ninguna pretensión codiciosa etc… La distinción nos dejó estupefactos. ¿Por qué la entrada de Aznar en un importante Consejo de Administración tenía un tufillo raro y la de Felipe González era algo puro y virginal? Nos toman por idiotas. O las dos tienen tufillo o, como yo creo, las dos son honorables. La frase de Jáuregui insultaba a cualquier inteligencia.

Ahora tenemos a Rubalcaba aguijoneando a Aznar. El señor Aznar ha aparecido en la campaña en los mimos días, o quizás después, en que lo habían hecho F. González y Guerra. Sin embargo, el ataque es que Aznar es el pasado, un mueble inútil y que no tiene la menor credibilidad en el extranjero… Sus declaraciones de que España está cerca del desastre económico son una pamplina. Y digo yo, ¿si Aznar es algo inútil del pasado, acaso González y Guerra, mayores que el primero y que llenaron una época anterior a la del popular, son jóvenes estrellas del presente? ¿Por qué la presencia de los dos sevillanos en un mitin es perfectamente normal y la de Aznar una patochada del pasado? Ambas son normales y, una vez más, creen que somos tontos. Y puestos a encontrar tremendista la afirmación de Aznar, y no parece serlo tanto a la vista de lo que estamos viviendo, ¿por qué preocuparnos si, como dice Rubalcaba, nadie le hace caso en Europa?

En resumen, hay que tener un MINIMO de coherencia pero parece que eso, en época electoral, es imposible.

2 comentarios
  1. antonio says:

    No cuente ud. milongas, sr. Miralles. Todo el mundo sabe que ocurre en las manifestaciones antidesahucios. Y está bien que la policía, en lugar de montarla con alguien que aparca un momento para sacar de un cajero, meta en vereda a los antisistema que viven como cerdos en el sistema. Punto. Ya vale!!!!!

  2. kikemb says:

    Milongas?? En este tipo de actos, como otros muchos, si no es por esos periodistas como Alekos no sabríamos nada de nada. Este periodista se dedicaba a informar y sino le gustaba al sr. Antonio, pues lo siento así nos va. El sr Miralles cuenta muchas cosas, pero milongas nunca. Y punto.

Los comentarios están desactivados.