Indignados de Sol,¡FUERA ANTIFACES!

En los albores de la democracia española, cuando Carrillo se movía semiclandestinamente en España con un Partido Comunista aún ilegal, el gobierno derechista de Estados Unidos, con Ford y Kissinger, y curiosamente el más progre de Carter repetían que no querían inmiscuirse en los asuntos internos españoles pero que nuestro gobierno no debería tener prisa en legalizar a los comunistas. El Rey manifestó a las altas esferas yanquis que él no era precisamente un comunista pero que tanto él como Suárez estaban convencidos de que no sería decente que la nueva democracia española excluyese a los comunistas y que, una vez en el juego político, los españoles, a través de las urnas, otorgarían los votos que quisieran al grupo de Carrillo. Suárez, con zozobra de algún militar, lo legalizó en la Semana Santa y el PC tuvo el lugar en el sol que los votantes quisimos darle.

Me viene esto a la memoria al pasear por la Puerta del Sol y ver las propuestas regeneracionistas, puras, correctas, irrealistas, disparatadas, insensatas o rozando la blasfemia política de los acampados. Hay de todo, algunas encomiables como la petición de castigo a los corruptos, otras muy aceptables, como la disminución de cargos y prebendas o la protección del emigrante, otras contraproducentes si se quiere sacar a España de la crisis (nacionalización de la Banca, ataques al Fondo Monetario, embate contra el consumo estricto), otras peligrosas y desestabilizadoras en los tiempos que vivimos (referéndum sobre la monarquía), otras totalmente delirantes y de tinte claramente fascista (la soberanía no radica en el Parlamento).

Me detendré en esta última, por la barbarie que representa, sin extenderme a considerar algunos de los slogans desplegados en Sol que chocan un poco en una acampada que se confiesa solo antisistema y totalmente apartidista (hay soeces ataques a Esperanza Aguirre con mención de sus órganos sexuales, carteles con “no votes a los partidos GRANDES, anden o no anden“, esto, que curioso, en la jornada de reflexión, y otros que subrayan que “los políticos se cachondean de nosotros” y debajo una foto de… ¿Zapatero que lleva siete años y dos meses en el poder y que por lo tanto debe tener “alguna” responsabilidad en la situación? Frío, frío ¿De Zapatero y Rajoy? Frío, frío ¿De Zapatero, Rajoy y Cayo Lara? Aún más frío. Es, ¿cómo no?, de un pepero, de Federico Trillo sonriendo. Parece que el PP, aunque gane abrumadoramente las elecciones se mofa del pueblo, los demás, no.

Pero vuelvo a lo de la soberanía, a esa insensatez de que “la soberanía no está en el Parlamento sino en la Puerta del Sol”. Es una memez que te tira de espaldas. No creo que Chaves el venezolano firmase tal osadía. Tal vez, Fidel Castro, el presidente de Corea del Norte o un falangista ebrio. A los que vivimos en la España no democrática, y que vimos la de encajes de bolillos que hubo que hacer para poder expresarnos sin que nos pastoreasen, la afirmación nos da dentera. ¿Por qué radica la soberanía en veinte mil jóvenes, o jubilados, reunidos en la Puerta del Sol y no en los elegidos por millones de españoles el domingo? ¿Quién ha elegido a los indignados de Sol o los de otras veinte plazas españolas? ¿Por qué me representan a mí y no lo hace Tomás Gómez, Esperanza Aguirre o Luis de Velasco etc…?

Hay imaginación pero también bastante indigencia intelectual entre los indignados, un déficit de formación. Habría que decirles una y otra vez que la democracia puede tener alguna caca pero que está probado que los demás sistemas tienen muchísima más, infinitamente más, sea el totalitarismo, la democracia “popular”, la “orgánica” etc… Pero, en fin, los españoles, convencidos de sus buenas intenciones, queremos oírlos. Si es cierto que reflejan el sentir de millares y más millares de ciudadanos, si fuera verdad, lo que dudo, que ellos han engordado enormemente, como protesta, el voto en blanco, si ellos traducen más fielmente que las agrupaciones existentes lo que quiere el español de a pie, ¿ por qué no crean su propio partido? ¿Por qué no crean una formación, “Indignados Unidos”, “Democracia Real“, el “Antisistema”, “Asociación de Incorruptibles del Estado”… que pueda protestar en el Parlamento contra las fechorías de los partidos grandes?

Antifaces fuera. Pasados estos días de sana euforia, habiendo obtenido una inapreciable, monumental publicidad que para sí hubiera querido Rosa Díez es el momento de dejar de dañar a los comerciantes de la Puerta del Sol, algunos al borde del colapso, es el momento de decirnos a los españoles que vamos a obtener otra opción en las urnas. Así se despejarán todas las acusaciones de que estaban teledirigidos, de que hay un matrimonio morganático con Izquierda Unida, de que es un ensayo general para incordiar seriamente al PP en las generales etc… Sin asambleas, sin arrogarse soberanías que nadie les ha dado. Déjennos que les votemos.