El cumpleaños del primer James Bond

Sean Connery cumple hoy miércoles 80 años. Votado en 1999, cuando tenía ya 69 años, “el hombre más sexy del siglo XX”, Connery tiene una vida agitada en la que han jugado un papel importante tanto su talento como su buena fortuna.

Escocés, trabajaba como lechero sin mayores estudios cuando Matt Busby, el conocido entrenador del Manchester United, quiso ficharlo como jugador. Connery, que había hecho algún pinito como actor, calculó que teniendo  ya 23 años su vida en los estadios sería forzosamente breve y decidió seguir intentándolo en las tablas escénicas. Acertó; después de interpretar papelitos en musicales (“South Pacific” etc…) en giras provinciales inglesas, le sería ofrecido interpretar al protagonista, James Bond, de una novela policíaca “Dr. No”. Aquí tuvo suerte, el autor de la novela Ian Fleming se oponía frontalmente a que Connery encarnara a su héroe. Lo calificaba de camionero o lechero sin el menor refinamiento. Fleming cedió, sin embargo, cuando una mujer de su confianza le dijo que había visto a Connery en un film y “que besaba como nadie”.

La película, de bajo presupuesto, sería un éxito y Connery, repentinamente famoso, haría las siete primeras de la serie. Crearía un tipo cinematográfico inolvidable. Los actores que tomaron el relevo, cuando Connery manifestó que odiaba que lo encasillaran en el personaje, Roger Moore, Timothy Dalton no colmaron los sueños de los numerosos fans de James Bond y la serie sufrió un desfallecimiento y parecía que moriría. No fue así, transcurridos unos años Pierce Brosnan y últimamente Daniel Craig han dado nuevos ímpetus al agente OO7. El éxito de la saga está en parte en que sus personajes alimentan el estereotipo con que se ve al británico en otras latitudes, alguien con una mezcla de violencia, infidelidad, clase y esnobismo.

Connery no ha dejado de proporcionar pasto a los medios de información. En su vida profesional ganó un Oscar (“Los intocables”) y tres Globos de oro. En su vida privada es un activista político convencido que desea la independencia de Escocia, ha sido acusado de malos tratos por su primera mujer lo que él niega vehementemente aunque en más de una ocasión ha afirmado que no vacilaría en abofetear a una hembra si es una auténtica arpía y se ha enzarzado en interminables pleitos con el copropietario de un antiguo edificio neoyorquino(construido en 1869) hasta el punto de que un juez de la ciudad ha prohibido a ambos propietarios que inicien más procesos contra su vecino.

El actor es un tipo bragado. Se cuenta que cuando de joven rodaba una película con Lana Turner, el amante de la actriz, un gánster llamado Stompanato, irrumpió, lleno de celos, en el set con un revolver con el que amenazó al escocés. Connery, fiel a su personaje de Bond, sin inmutarse, le propinó un mandoble desarmándole.

Mientras tanto el personaje de Bond sigue atrayendo a directores de postín. La Metro, aún con enormes apuros económicos, va a filmar la película 23 de la serie. No ha querido confiársela a Spielberg ni a Cameron director de “Titanic”. La hará San Mendes el oscarizado director de “American Beauty”