¿Crisis? Menos mal que nos queda Sarah Ferguson

Para que algún antipatriota y catastrofista se queje de que España y su Gobierno no salen en la prensa internacional… Mentira podrida. En el momento en que Corea del Norte rompe relaciones con la del Sur y dice que va a movilizar a su ejército de 1.100.000 hombres, hecho no insignificante, nosotros le robamos la primicia. La muy importante agencia de noticias Bloomberg titula con: “caen los índices mundiales ante la preocupación con los bancos españoles”. ¡Y luego culparán a Zapatero y a sus siempre tardías decisiones de no tener ninguna influencia en los asuntos mundiales…! La tienen y mucha. Nuestra lamentable situación económica, la impredecible actuación de nuestro gobierno, Nadal y Mourinho…esto es lo que aportamos a los telediarios del mundo en estas fechas. ¡Casi na!

Menos mal que tenemos a la Ferguson para entretenernos y hacernos cruces. Que la separada mujer de un príncipe de la casa Real británica sea sorprendida intentando vender el acceso a su ex-marido a unos arteros periodistas que se hacían pasar por hombres de negocios da un poco de pena pero al menos nos distrae en este mar de lágrimas de la Bolsa, las Cajas de ahorro fallidas etc… El incidente de la Duquesa de York divide a los medios de información sajones muy meticulosos a la hora de enjuiciar si los periodistas del “News of the world” actuaron honestamente o sobrepasaron la ética profesional al adoptar una identidad falsa. ¿Hay un legítimo interés público en mentir, en la superchería montada por los periodistas?

Bastantes medios parecen arropar al colega de la prensa. “The Independent” remacha que se veía venir que esto le ocurriría a Sarah, “The Guardian” apunta que parece que ella ya había en el pasado intentado cobrar por presentar a su ex, que aunque en el incidente en cuestión, que fue filmado, parecía estar bebida siempre dio la impresión, sin excesivas presiones de sus interlocutores, de estar dispuesta a cerrar el trato. El periódico concluye que una persona como ésta no debería estar cerca de la familia real. “The Times“, algo más benévolo, comenta que desde la boda con el Príncipe resultaba obvio que Sarah no era una persona adecuada para resistir los focos y las presiones del cargo y que es un “ser un poco idiota vagando en un mundo de gente avezada que se ríe de ella”(buen guión, la pobre princesa-plebeya que se descarría, para un film de Hollywood).

Ya tenemos un temita para distraernos. Luego, Elsa Pataki va a trabajar con Woody Allen (¡que envidia!).Siempre hay consuelos… A lo mejor resulta que la crisis es fugaz, que los brotes verdes, como nos dice el gobierno, están aquí ya y no queremos darnos cuenta… ¿Crisis?