La falconización del Gobierno español

INSTAGRAMMontero junto a la portavoz de Podemos, Isa Serra, y la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, en Times Square

La desvergonzada utilización por la ministrilla de la Desigualdad y excajera del super, Irene Montero de utilizar un Falcon para una “trascendental gira feminista” a los Estados Unidos, concretamente a Washington y Nueva York, en compañía de Isa Serra, una condenada por atentado a la autoridad, una asesora y una amiga, ha indignado a la opinión pública hasta límites no conocidos.

Con tal motivo, hemos investigado a esta flota del 45 Grupo de las Fuerzas Aéreas de España a la que pertenecen los tristemente famosos Falcon, tan utilizados por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez aunque, en octubre de 2021, la Audiencia Nacional avaló una resolución del Consejo de Transparencia considerando que los viajes del Presidente, ajenos a su condición de Jefe del Ejecutivo, “no habían sido excesivos”.

Posiblemente, pero, a lo peor, si inadecuados en algunos casos como cuando acudió junto a su esposa al concierto de The Killers, que se celebraba en el Festival de Benicasin en Castellón, a la boda de su cuñado y los relacionados con sus vacaciones a Lanzarote o a diversos actos del Partido.

El 16 de noviembre pasado, el portavoz del Partido Popular en el Senado, Javier Maroto, reprochaba a Sánchez el excesivo uso que hacía del Falcon: “Es una vergüenza tener un presidente que vaya gratis a los mítines de su Partido utilizando el Falcon”.

Según consta oficialmente, Pedro Sánchez lo ha utilizado desde que es inquilino de Moncloa en ...¡¡¡54 ocasiones!!!, ¡¡¡¡54!!!!.

No dispongo del número de horas empleadas en estos vuelos cuyo coste es de .... ¡¡¡6.000 euros!!! hora volando.

Partiendo de la base que habrán sido unas 16 horas de vuelo, ocho Madrid-Nueva York y otras ocho de regreso, hacen un total aproximado de ...¡¡90.000 euros!!! Amén de hoteles, comilonas, chóferes y escoltas. ¿Por que no lo pagan de su bolsillo, de los 72.443,38 euros que cobra la ministra; los 100.000, que cobra Ángela Rodríguez como Secretaria de Estado, sueldo superior el de su jefa Irene; o los 51.946 de Isa Serra su asesora y Lidia Rubio, jefa de su gabinete?

Actualmente en servicio y a disposición del gobierno y de la Jefatura del Estado (Casa Real) aunque hasta el momento no existe una regulación para el uso y sobre todo disfrute (que se lo pregunten a la desvergonzada señora Montero) existen 5 Falcon 900. Se trata de un avión de negocios trirreactor fabricado por la compañía francesa Dassault.

El diputado del Grupo Mixto, Pablo Cambronero, ha registrado en el Congreso una solicitud de urgente comparecencia de la desvergonzada Montero para que explique lo que ha costado su viaje y el de sus tres acompañantes (Lidia Rubio, jefa de su gabinete; Angela Rodríguez, secretaria de Estado e Isa Serra, condenada a un año y siete meses de cárcel por un delito de atentado a la autoridad, condena en firme ratificada por el Tribunal Supremo).

Con ella siempre va la polémica

No es esta la primera vez que un viaje de la ministrilla Irene Montero crea polémica. Sucedió en marzo de 2022 cuando acudió a Santiago de Chile, acompañando a Felipe VI en la toma de posesión del nuevo presidente Gabriel Boric. En aquella ocasión, Montero se negó a informar sobre los nombres de sus acompañantes y asesores.

Una vez finalizados los actos de traspaso, decidió quedarse en Chile más tiempo que el Jefe del Estado para “celebrar reuniones” con la izquierda más radical de Chile junto a las “miembras” de su gabinete como Isa Serra y Teresa Arévalo, su asesora conocida por el caso niñera. Montero se negó a informar si éstas tuvieron asiento en el avión real. Moncloa, como es habitual, se desinteresó del tema y la Casa del Rey y el ministerio de Exteriores declararon no tener responsabilidad, negándose a ofrecer detalles sobre el grupo que acompañaba a la Montero.

No hay duda de que con esta impresentable señora siempre va la polémica cuando no el escándalo. Y de lo que no cabe tampoco duda es que lista si que es la tía.

Sobre el autor de esta publicación