La auténtica Familia Real resucita en Abu Dabi

Foto de parte de la Familia Real en Abu Dabi

Foto: TwitterFoto de parte de la Familia Real en Abu Dabi

La reina Isabel II de Inglaterra ha justificado la ausencia de su real persona en los oficios religiosos del Domingo de Pascua “por encontrarse exhausta”, debido a las secuelas del Covid que padeció el pasado mes de febrero.

También la Familia Real de Bélgica, aprovechando estas fiestas religiosas, ha realizado un tramo del Camino de Santiago, por segunda vez.

Y hasta el Abc ha destacado a toda página que esta era “la primera Semana Santa sin actos religiosos de la Familia Real”. ¡Qué vergüenza!

En cambio, a todas las familias reales de las diez monarquías europeas se les ha visto, esta pasada semana, asistiendo a oficios religiosos, menos a la nuestra.

Y, por supuesto, tampoco se vio ni a Felipe ni a Letizia ni a las nenas en la Misa de Resurrección en la catedral de Palma de Mallorca. Ni a la reina Sofía, posiblemente para no agravar por comparación la ausencia real, aunque se encontraba, desde el 8 de abril, junto a su hermana Irene en el palacio de Marivent.

Con este acto religioso, siempre se cerraba la presencia de la Familia Real en la isla durante la Semana Santa. Pero en 2018, la temperamental Letizia se lo cargó con aquel violento rifirrafe, de triste memoria, en el que, según Marie Chantal Miller, casada con el primo hermano de Felipe, el príncipe Pablo de Grecia, “mostró su verdadera cara”. Ninguna abuela merece ese tipo de trato. Humillar públicamente a la irreprochable reina Sofía será siempre imputable.

La última vez que la Familia Real española acudió a unas procesiones de Semana Santa fue en Sevilla en 1984.

Y la última vez que se vio a Felipe en una procesión de Semana Santa fue el 31 de marzo de... ¡¡¡2015!!! en Sevilla y sin Letizia of course.

Dedicó la tarde de ese día a presenciar los pasos de las cofradías de la Hermandad de la Redención, la del Beso de Judas y la de la Virgen del Rocío.

En algunas de estas cofradías llegó a golpear el martillo para la levantada del paso.

Ignoro si Letizia es religiosa o agnóstica. Pero desde que ella llegó, la Semana Santa, como tal festividad religiosa, dejó de existir.

Y, como escribe Angie Calero en Abc, “ahora el modelo de vacaciones de los Reyes, el de su unidad familiar ha cambiado.” Como también el concepto de Familia. Para ella familia solo son Felipe y sus hijas. Ni Sofia y, por supuesto, tampoco el Emérito. Y las cuñadas ¡para que les cuento!

Afortunadamente, la fotografía de Abu Dabi del rey Juan Carlos con sus hijas y nietos nos devuelve ese concepto de Familia Real, en el más amplio y entrañable sentido de la palabra y que compensa, con creces, el tradicional y, al parecer, forzado posado del Domingo de Resurrección en Palma de Mallorca. Con la fotografía del rey con sus hijas y nietos en el Emirato se ha producido la auténtica resurrección de esa familia que creíamos desaparecida y en la que no falta ni sobra nadie.

Sobre el autor de esta publicación