¿Sánchez paga el papel higiénico?

“Sánchez dispara el gasto en la Presidencia del Gobierno”, titulaba en portada el ABC de ayer lunes”. Según el editorial del periódico, se trata de una presidencia a precio de oro. A los españoles nos cuesta el Palacio de la Moncloa de Pedro Sánchez ...¡¡¡40 millones anuales!!!

Al parecer y además de la oficina del jefe del Ejecutivo también ha aumentado el gasto corriente superior incluso a la de José Luis Rodríguez Zapatero “que no se caracterizó precisamente por la austeridad a diferencia de Mariano Rajoy que pegó un tijeretazo presupuestario que superó los siete millones de euros”.

Ante este derroche económico, no puedo por menos que recordar lo que la ex primera dama de los Estados Unidos Michelle Obama cuenta en “Mi historia” (Plaza y Janes 2018) con elegancia, humor y gran franqueza, su vida en la Casa Blanca, a lo largo de los ocho años en los que su esposo fue presidente.

De la lectura de estas memorias me ha sorprendido, sobre todo, cuando recuerda lo que costaba vivir en la mansión presidencial:

“Aunque no pagábamos por alojarnos en la residencia ni por los suministros y el personal, los demás gastos cotidianos propios de un hotel de lujo teníamos que cubrirlos nosotros. Todos los meses recibíamos una factura desglosada y detallada que incluía hasta el último producto alimenticio que habíamos consumido. Y hasta los rollos de ¡¡¡papel higiénico!!! que habíamos gastado. También teníamos que pagar lo que cada invitado nuestro comía e, incluso, si pasaba la noche con nosotros”.

A los lectores y a los españoles en general les gustaría conocer lo que paga Sánchez de su bolsillo, si es que paga algo, por lo que consume él, su esposa, la inquietante María Begoña Gómez Fernández, sus hijas Carlota y Ainhoa Sánchez Gómez, sus padres Pedro Sánchez Hernández y Magdalena Pérez Castellón, su hermano David, el músico o los suegros, los padres de Begoña, Sabino Gómez Serrano, el de las saunas, y su esposa cuando acuden a comer a Moncloa.

Y recordando a Michelle Obama, una pregunta: ¿los Sánchez pagan los rollos de papel higiénico, como hacían los Obama? Me temo que todos estos detalles no saldrán jamás a la luz, a pesar de la “transparencia” de la que quiere presumir el presidente, alegando ser un tema privado como ha hecho en innumerables ocasiones.

Nada que ver con la canciller Angela Merkel, la única mujer con tal cargo en la historia de su país, a quien Alemania entera ha despedido con seis minutos de aplausos desde balcones y ventanas de todo el país. No solo por la gran política que ha sido sino por su gran honestidad. Siempre vivió en su mismo apartamento de toda la vida con su marido y sin servicio. Un ejemplo que deberían imitar todos los políticos, entre ellos Pedro Sánchez, viviendo en un palacio y moviéndose en aviones privados como un multimillonario.