Y va de culo

De un tiempo a esta parte, las famosas que aparecen en las revistas del corazón, ya sean modelos o simplemente socialites, cuando les fotografían, sobre todo en playas o piscinas, prefieren mostrar el culo antes que las “témporas”. Como si el trasero fuera lo más importante de su anatomía.

Todavía recuerdo las primeras palabras de Sarah Ferguson el día de la presentación, anunciando su boda con el príncipe Andrés, hijo de la reina Isabel. Testigo fui de aquella surrealista rueda de prensa:

“Tengo lo suficiente por delante y mucho por detrás para hacer feliz a un hombre”.

Ciertamente hay culos espectaculares, sólidos, redondos, rebosantes, gloriosos, que mueven, sin remordimiento “el nalgaje”. Como el de Georgina, la compañera de Ronaldo, que no desperdicia la ocasión para mostrarlo cuando posa o ve a un fotógrafo.

¿Ustedes recuerdan aquel desnudo de Marta Sánchez en Interviú donde mostraba todo, lo que se dice un desnudo integral menos ... el culo? Lo justificaba declarando “porque eso vale más”.

¿Y que decir del culo de Cristina Pedroche o Úrsula Cordero sin olvidar el de Elsa Patakis, las hermanas Kardashian, Kim y Kourtney?

Incluso Maite Zaldívar reprochó a su marido Julián Muñoz que le gustara Isabel Pantoja cuando ésta “no tiene culo”.

No hay duda que los culos han marcado una tendencia a lo largo de la historia. Incluida la del arte, recogiendo infinidad de variedades de nalgas, turgentes y fofas, respingonas y planas, finas y enormes, delicadas y abruptas, retratadas por creadores diferentes. Desde Miguel Ángel a Velázquez pasando por Rubens, Sorolla y Dalí. Todos se atrevieron a perfilar los mejores culos de sus tiempos para que ahora podamos deleitarnos en las pinacotecas más importantes del mundo sin que se nos tache de voyeurismo.

Lucir un trasero voluminoso y firme forma parte de las tendencias estéticas de los últimos años, según especialistas de cirugía estética. Según la doctora María Jesús García-Dihinx, del servicio de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética del Hospital Quirón de Zaragoza “el aumento de glúteos es una cirugía en auge para acabar con el aspecto plano de las nalgas. Porque esta zona representa un pilar importante dentro de los estándares de belleza actual y se posiciona como una preocupación en muchas mujeres”.

Al parecer, esta cirugía ha desplazado a la de implantación de mamas. ¿La culpa? Esas famosas a las que me he referido al comienzo de este artículo que espero les haya interesado y, en todo caso, divertido a mis lectores tan críticos con lo que escribo. De cualquier forma, no olviden que estamos en pleno verano y es sano olvidarnos de la política y de los políticos. Sobre todo de esas “miembras” del gobierno tan descerebradas como para plantear que dejemos de hablar de “patria” y hablemos de “matria”. Cierto es que el también descerebrado Sánchez, al dirigirse a las tropas españolas destacadas en Lituania, lo hizo bajo el apelativo de “soldados y ... soldadas”. Sin más comentarios.