Sánchez quiere controlar aún más a la Casa Real

El sábado, 10 de abril, yo publicaba en mi columna de EL MUNDO la siguiente noticia “Cambios en la Jefatura de la Casa”. Pero, ingenuamente, lo achacaba a que el 18 de agosto próximo Jaime Alfonsín, Jefe de la Casa del Rey, cumplirá 65 años. Aunque apuntaba que “motivos hay en La Zarzuela”. Al parecer, no solo porque el titular de la Corona haya echado a su padre, el rey Jan Carlos, no solo de su casa, de su residencia a lo largo de más de cuarenta años, sino del país.

No obstante, los motivos son más trascendentales políticamente hablando. Según noticias de esta semana, Jaime Alfonsín se ha vuelto a reunir, se dice que por cuarta vez, con la vicepresidenta del Gobierno, la poderosa y peligrosa Carmen Calvo, la misma, ¡oh casualidad! con quien se acordó alejar a don Juan Carlos de su hogar y de su país ya que su hijo, Felipe VI, cobarde y miserablemente, no tuvo el valor de hacerlo en persona.

¿Recuerdan: “De orden de la señora vicepresidenta, tenéis que abandonar La Zarzuela y España”. Estas fueron las crueles palabras que “el mudito” de La Zarzuela le disparó al rey Juan Carlos en presencia de su hijo, sentado y silente, en la mesa del despacho de Zarzuela.

Yo no sabía que Alfonsín y Calvo hacía ya algún tiempo que por orden de Pedro Sánchez venía manteniendo secretas reuniones en la propia Zarzuela con el fin de realizar cambios en la Casa para tener al Rey más sujeto ¡todavía! al control parlamentario.

Moncloa lo justifica reconociendo que Felipe VI está consciente de que hay que adecuar la Institución a los nuevos tiempos. Según el Gobierno, han pasado ya ...7 años desde que, en mala hora y con maniobras torticeras y mezquinas por parte de la propia familia y de algunos políticos como Felipe González y Rubalcaba, Felipe fue proclamado rey como sucesor de su padre. ¡Que pena!

Ahora se entiende por qué Felipe VI y Pedro Sánchez querían al buen rey Juan Carlos lejos de España.

Con su presencia en España ni uno ni el otro se hubieran atrevido a tal atropello institucional ¡¡¡miserables!!!
El pobre Felipe pretende que, echándose en brazos de Pedro Sánchez, se protege, ignorando que el impresentable del presidente lo que quiere es cargarse la Monarquía, proclamar una república de izquierdas con todos los independentistas y él como Jefe de Estado. ¡Tiempo al tiempo!