Ni como abuela pinta ya nada

En los próximos días la princesa Leonor recibirá el Sacramento de la Confirmación al igual que esta semana lo ha hecho el príncipe Christian, heredero del Reino de Dinamarca. A la ceremonia asistió toda la familia real en pleno.

Aquí, el próximo 28 de este mes, en la parroquia de Nuestra Señora de Aravaca, junto a sus compañeros de cuarto de ESO del colegio Santa María de los Rosales. Su padre Felipe VI la recibió a los 10 años, en 1978, en la capilla de La Zarzuela.

El príncipe danés estuvo acompañado no solo por sus padres, Federico de 52 años y Mary de 48, de sus hermanos Isabel de 14 años, Josefina de 11 y Vicente de 10 y, por supuesto, de su abuela, la reina Margarita de 81.

La princesa Leonor, por su parte, no contará con la presencia de su abuela paterna, la reina Sofía. La directora del colegio y posiblemente por orden de Letizia ha organizado la ceremonia de tal forma que solo los padres y la hermana de la princesa podrán acompañarla.

Si los lectores me lo permiten, yo preguntaría qué coño (perdón por el taco) pinta la Reina madre, la Reina abuela, no ya en España sino ni tan siquiera en la familia.

Cierto es que ni la nuera, la inefable Letizia, la respeta. ¿Es necesario, estimados lectores, que recuerde aquí y ahora el lamentable y humillante incidente a las puertas de la catedral de Palma de Mallorca, el 1 de abril de 2018, tras la misa de Pascua donde la nuera agredió de forma gesticular y verbalmente a su suegra cuando doña Sofía pretendió, ¡nada menos!, que hacerse una fotografía con sus nietas? Pero a mamá no le gustaba y lo impidió violentamente mostrando, como diría Marie Chantal Miller, lo peor de ella.

Se olvidó de dónde estaba y de quién era, a juicio de su amiga Sagrario Ruiz de Apodaca.

Aquel desgraciado día tampoco Leonor se comportó como una nieta con su abuela, rechazando con un violento y despreciativo gesto la mano que doña Sofía había colocado, en un amoroso y entrañable gesto, sobre el hombro de Leonor.

Advierto a mis lectores y antes de que arremetan contra mí, que no estoy opinando sino recordando lo sucedido aquel día, a propósito de que ni la nuera ni posiblemente tampoco la nieta quieran que la abuela esté presente en esta ceremonia entrañablemente familiar.

Pienso que el círculo duro de la Familia Real, responsable de que el rey Juan Carlos, si el rey Juan Carlos, esté fuera de la casa y del país, también desearía que la reina Sofía se marchara a Grecia con su familia griega. Tiempo al tiempo, queridos lectores.