Ni Zarzuela saben dónde han estado

El sábado 29 de agosto, once días después de que Felipe y Letizia finalizaran la gira promocional no del turismo español como se ha vendido sino de su propia imagen, lesionada después de haber colaborado en echar al padre y al suegro no solo de su hogar sino de España,  Zarzuela “aseguraba no saber si la pareja estaba o no en Madrid”, según crónica de la compañera María Eugenia Yagüe en La Otra Crónica de El Mundo.

Mucho se teme que, como viene siendo habitual desde que se casaron, se hayan “volatilizado” para disfrutar lo que ellos denominan vacaciones privadas en paraísos hasta ahora nunca desvelados. Aunque la prensa cortesana jamás ha exigido a la Casa Real que informara sobre el paradero de la inefable parejita, como era obligado, que este año y con lo que ha caído, esta cayendo y va a caer, sería una descarada irresponsabilidad que no hubieran renunciado al lujo de esos países exóticos que tanto gustan a la consorte.

Y mucho mas grave que Zarzuela no desvele el destino. Porque lo que no me creo ni se cree nadie es que ellos “no sepan si están o no en Madrid, aunque creen que, dada las circunstancias, piensan que no están fuera de España” , ridícula explicación para no ser acusados de mentir.

Esta actitud está en contradicción con la política de transparencia que Felipe prometió cuando sucedió a su padre, transparencia que no se ha visto jamás. ¿Tendremos que recordar aquí y ahora la negativa a facilitar el nombre del país en el que se podía encontrar el rey don Juan Carlos?

Que a Letizia no le gusta Palma o el ambiente de la capital balear es de todos conocido. Este verano y dadas las circunstancias familiares y la mala relación con la reina Sofía, puede. Pero Sont Vent, residencia de Felipe es una construcción especial e independiente dentro de la jurisdicción real de Marivent en la que pueden aislarse totalmente de la Familia. Y mucho mas cuando en el verano de 2004, Letizia, ya casada, ordenó levantar un muro para protegerse no solo de la curiosidad de la Prensa sino para estar aún mas independiente de la Familia. “Las voces críticas acusaban a la consorte de controladora. Y es que la periodista ya apuntaba maneras.

Pienso que los veraneos que ella y sus hermanas pasaban en Benidorm, con el abuelo Paco, los recordaría el pasado 3 de julio cuando, en la promocionada visita oficial,  posó con Felipe en la playa de Levante donde se bañaba. Existe de aquella época una curiosa fotografía en la que las vemos con el abuelo todos en bañador. A propósito de esta imagen en la que también está el primo David, éste comentaba “la figura estilizada de su prima con aquel bañador verde sin entender sus complejos físicos que le llevaron a tantos retoques”.

Es de esperar una explicación de esta ausencia real antes de que aparezca alguna fotografía de ellos fuera de España que, como escribe la compañera Yagüe, levantaría “críticas feroces” aunque a ellos no creo les importe mucho. Ni aun en estas dramáticas circunstancias. ¿Habrá alguien que ante las vacaciones de Felipe, Letizia, Leonor y Sofía se atreva a criticar la de Pedro, Begoña, Ainhoa y Carlota?

Mal, muy mal, ni los unos ni los otros.