Bárbara, Marta, Corinna, Sol...

Cada vez que Corinna Larsen habla es para largar lo que sabíamos o no sabíamos del rey Juan Carlos. Últimamente, en la declaraciones a la BBC, ha desvelado algo que ignorábamos, al menos este columnista que cree saberlo todo o casi todo del Rey Emérito.

Que aparezca un nuevo nombre de  mujer en la vida de don Juan Carlos puede que no sea ya ni noticia. Pero, al parecer, según las palabras de la “amiga entrañable”, después de Bárbara , Marta y Corinna, también existió como amante del Rey, Sol, Sol Bacharach.

Según la desleal y falsa princesa, esta dama valenciana fue la culpable del fin de la relación amorosa del Soberano con la alemana.

“Después de pedirle la mano de su hija a mi padre y prometerme en matrimonio, me confesó en 2009 que había tenido ¿ o tenía? una relación amorosa con otra mujer”,  y rompió la que mantenía con él.

Sol Bacharach es el nombre de esta dama valenciana, viuda del eminente catedrático,  político valenciano y senador de UCD Manuel Bruseta, asesinado por la banda terrorista ETA, el 15 de enero de1992.

Según Corinna, la relación amorosa con la viuda se prolongó a lo largo de tres años, justo antes de que a don Juan Carlos se le detectara un tumor  en el pulmón, que resultó ser benigno,  en 2010. Se da la circunstancia que el día de la operación en el hospital Clínico de Barcelona, el Rey le pidió a Corinna que le acompañara. Aunque la relacion era ya ¿solo? amistosa: “Para ello me trasladé a Barcelona, permaneciendo en su habitación del hospital y durmiendo todos los días que duró la convalecencia, en un sofá junto a la cama”.

Allí la sorprendió la reina Sofía cuando acudió a visitar a su marido. Según contaba la compañera Pilar Eyre, se la vio salir llorando.

Pero volvamos a Sol Bacharach, nada que ver con las “otras”. Se trata de una profesora de Derecho Mercantil en la Universidad de Valencia, abogada, y madre de tres hijos.

Corinna que parece saberlo todo de don Juan Carlos, señala que durante el affaire con la valenciana, ésta visitaba Zarzuela como miembro de la Asociación United World College. Fotos de esta visita existen. Y si la observamos, cierto parecido tiene Sol con la falsa princesa.

Como las desgracias no suelen venir solas, poco después del asesinato de su marido, fallecía su hermana víctima de la droga. Y la propia Sol tuvo que someterse a una cura de desintoxicación como consecuencia del alcoholismo.

No es necesario que haya sangre y muertos en una tragedia. Basta que todo en ella se resienta de esta tristeza majestuosa que hace todo el placer de la tragedia.