La otra "Corinna"

Corinna Larsen, la “amiga entrañable”,  eufemismo de la prensa cortesana española para no denominarla lo que ha sido, la amante del rey Juan Carlos, es la protagonista de “la turbia historia de las pasiones de reyes, obsesionados por el pecado de la carne que les convierte en esclavos del sexo”, como escribe en un prólogo de su libro Los reyes infieles Mario Sole ( La Esfera de los Libros).

Sobre todo a los reyes Borbones. Ya me lo reconoció la reina Victoria Eugenia, viuda de Alfonso XIII, en la última entrevista que me concedió diez días antes de morir.

“Desengáñese amigo Peñafiel, los españoles son muy malos maridos, los Borbones todavía peores. Genéticamente lo llevan en la sangre. Lo se por triste experiencia”.

No solo porque el abuelo de don Juan Carlos, el rey Alfonso XIII llenó Madrid de bastardos amén de tener una amante digamos que fija, Carmen Ruiz Moragas, que le dio dos hijos, María Teresa y Leandro, el único de todos los bastardos españoles en conseguir, por vía judicial, que le reconocieran ser hijo de su padre, el rey, y poder utilizar el apellido Borbon (a él le hubiera gustado ser, sobre todo, infante). ¿Tenía derecho a ello? A lo mejor si. Aunque a la Familia. Real no le gustaba. La infanta Pilar que siempre se refería a el como “tío Leandro” cuando le reconocieron judicialmente que lo era, le negó hasta el saludo si coincidían en el Rastrillo, olvidando que don Juan, Conde de Barcelona, le invitó incluso a su última fiesta de cumpleaños en el Palacio de El Pardo, reconociendo con ello a su hermano.

Pero yo quería hoy escribir de Elena Sanz, la gran cantante de opera amante de Alfonso XII y considerada como “una reina en la sombra”.

El bisabuelo de don Juan Carlos se enamoró de ella oyéndola cantar en el Teatro Real de Madrid. Fue tal la pasión que despertó en el soberano que éste le compró un piso cercano al Palacio Real. Algo así como “La Angorilla” de don Juan Carlos a Corinna, tan cerca de La Zarzuela.

A diferencia de la alemana, la cantante le dio dos hijos al rey, Alfonso y Fernando. Y como ha hecho el Emérito con Corinna, Alfonso XII no le dio 65 millones de euros pero si una pensión cuantiosa que, a la muerte del soberano, su esposa la reina Maria Cristina de Habsburgo, conocida también como “Doña Virtudes”, ordenó le fuera retirada. Y, al igual que está haciendo Corinna, Elena presionó al Gobierno utilizando para ello las cartas que el Rey le había escrito a lo largo de los años en los que fueron amantes. El tema llego incluso....¡al Tribunal Supremo! ¿Estamos hablando de la historia de Juan Carlos y Corinna ó de la de Alfonso y Elena? ¡Son tan parecidas!

Maria Luisa, de 81 años, hija de Alfonso Sanz y “nieta” del rey, publicó en 2006  en El Mundo las cartas de sus abuelos Alfonso XII y Elena. “Idolatrada Elena, dime si necesitas “guita” y cuanto.”

Afortunadamente don Juan Carlos no ha sido nunca aficionado a escribir. Que se sepa sola las cartas que escribió a Olghina de Robiland cuando era cadete y que esta amante del Emérito me vendió en el año 1984. Corinna solo tiene, por desgracia para Juanito,  las grabaciones que Villarejo le grabó sin su consentimiento ¿y su conocimiento? aunque ella declara que son “ ilícitas y trucadas” se niega a pronunciarse sobre ellas. Pero su voz ahí esta grabada y vomitando lo que no debe.