Defendiendo al rey Juan Carlos

De un tiempo a esta parte y por culpa del tremendo error de Felipe VI de expulsar a su padre de la Familia Real, descalificándole públicamente y retirándole incluso la asignación económica de 200.000 euros que recibía, no de él sino de los Presupuestos Generales del Estado, determinada prensa viene pidiendo que el rey Don Juan Carlos se vaya del país, se exilie. Olvidando que, con esta petición, se están violando sus derechos.
¿Por que no le dejamos vivir en paz?

Siempre he defendido a don Juan Carlos. Por lealtad a un afecto correspondido. Hoy, y después de ver la erosión a la Monarquía de Unidas Podemos, estoy de acuerdo con el ex ministro Jorge Fernández Díaz cuando dice que “Cuestionar la Monarquía es mas letal para España que el coronavirus”.

Y por no parecerme a todos los que se han pronunciado contra don Juan Carlos, incluido su hijo, vuelvo por mi fueros, en un intento de no hacer leña del árbol caído, derribado,  recordando, en palabras de Luis Maria Anson, que “el reinado de don Juan Carlos ha sido, según los historiadores mas rigurosos, uno de los cuatro reinados mejores de la Historia de España, junto a los de Carlos I, Felipe II y Carlos III”.

No podemos olvidar que cuando el golpe del 23-F “ordenó a los militares que regresaran a los cuarteles salvando así para España la democracia y la libertad”.

Recientemente, en un programa de la Cuatro, una periodista  me acusó de monárquico. De haber sido republicano, me contaría entre “los incontables republicanos que se proclamaron juancarlistas” a los que Luis Maria Anson se refería en su articulo “La abdicación del Rey” en “El mundo”. Y, como le reconocí a Jorge Javier Vázquez la pasada semana en “Sálvame” de Telecinco: “ Ni rojo ni maricón” pero si juancarlista.

Esta semana se cumplen seis años de la abdicación de don Juan Carlos. Y como escribe el ilustre periodista y académico “Los historiadores explicaran los motivos que tuvo el Rey para abdicar tras haber cumplido hasta la extenuación con sus deberes de Jefe de Estado”.

Desde ese día esta sufriendo una campaña atroz en la que le están llamando de todo. Y voy a decir algo por lo que esta gentuza me va a descalificar: Don Juan Carlos no ha robado ni un euro. Lo suyo han sido comisiones que no son un delito. Posiblemente, una falta de ética. Pero gracias a sus gestiones, muchas, muchísimas empresas españolas lograron millonarios contratos en los países árabes de los que el Rey se llevó las correspondientes comisiones que no es un delito, repito. Que tampoco es ético, repito. Otra cosa sería el tema fiscal.

Por ello, no son de recibo las declaraciones de Tania Sánchez de IU pidiendo una consulta sobre el futuro de la Monarquía, explicando que el Gobierno tiene la potestad de convocar un referéndum consultivo. Y los socios de Pedro Sánchez desde IU son quienes con más ahínco han cargado contra la Corona : “ No queremos un discurso, queremos explicaciones en el juzgado; no es una manzana podrida, es un Institución intrínsecamente corrupta contra la que si tenemos vacuna. La única solución abdicación y referéndum. El ciudadano Felipe no ha hecho una sola mención al nuevo escándalo sobre la fortuna ilícita en Suiza de su padre. Las presuntas actividades delictivas de los Borbones no pueden seguir impunes: exigimos transparencia y que se inicie una investigación tanto en los tribunales como en sede parlamentaria para depurar responsabilidades”.

Con esta campaña no solo se pretende dañar a Don Juan Carlos sino también a su hijo Felipe VI (¡que mal mediste las fuerzas atacando a tu padre).  Como resultado de tus palabras, se condicionará tu continuidad. Y se propondrá una nueva Constitución con la Republica confederal como forma de Estado y..... con Sánchez como Presidente. Es con lo que sueña. El y Pablo Iglesias que es lo mismo. ¡Vaya pareja de traidores!

Solo así don Juan Carlos se irá al exilio. Pero también Felipe, Letizia y sus hijas.

Y ahora, distinguidos lectores, piensen de mi lo que quieran pero no quiero parecerme, en modo alguno, a esta gente. Ya va siendo hora de que alguien le defienda y agradezca los servicios prestados a este nuestro país durante cuarenta años. ¡Dios salve al Rey!