La diputada de la Grandeza y el marqués de Galapagar

El desagradable incidente a causa de la insolente provocación de Pablo Iglesias contra la portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, descalificándola por ser marquesa de Casa Fuerte, ha puesto de actualidad el tema de los títulos nobiliarios.

Ignoro si el impresentable comunista, reconvertido en vicepresidente del Gobierno de Sánchez, sabe que los españoles que ostentan un título nobiliario tienen su propio “ ministerio”: la Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España, organismo que agrupa a 2,800 títulos nobiliarios que ostentan 2.400 personas.

El 13 de febrero, Felipe VI recibió al Consejo de esta Diputación. Entre los miembros de ella, se encuentra el padre del portavoz en el Congreso, Ivan Espinosa de los Monteros, a quien el comunista Pablo Iglesias también atacó acusándole de “golpista”.

¿Sabía este tipejo que esta familia también son marqueses, como Cayetana, en esta caso de Valtierra?

Según la Diputación de la Grandeza en España existen 155 ducados, todos ellos con Grandeza de España, por el solo hecho de ser duque; 1,370 marqueses, de los cuales 141 con Grandeza, entre ellos Cayetana que también lo es; 946 condes, 106 con Grandeza; 143 vizcondes y solo dos Grandes de España al igual que los 169 Barones.

Aún existe un título mas, el de Señorío, del que solo hay 4. Precisamente, el Señorío de Meirás fue el primer título que don Juan Carlos concedió como Rey en noviembre de 1975. La beneficiaria fue doña Carmen, viuda de Franco,  título que hoy ostenta su nieto Francis mientras que el marquesado de Villaverde fue para Maria del Carmen, como hija primogénita de su padre, Cristóbal Martínez Bordiú. Asimismo, el Ducado de Franco, igualmente concedido por el Rey a la marquesa de Villaverde y que también ha heredado Carmencita.

Desde la fecha que don Juan Carlos se convierte en Rey de todos los españoles, aquel 22 de noviembre de 1975, y durante los 39 años que reinó concedió 47 títulos nobiliarios frente a los treinta y ocho que concedió Franco.
Los últimos en 2011 a Vicente del Bosque, el marquesado de Del Bosque, a Mario Vargas Llosa, el marquesado del mismo nombre; a Juan Villar Mir, marqués de lo mismo y al gran Mingote, el marquesado de Daroca.
Como dato curioso,  el rey Juan Carlos solo ha distinguido a cuatro mujeres con títulos nobiliarios: independiente de la viuda y la hija del Dictador, también ennobleció a Carmela Arias, viuda de Barrié de la Maza, con el Condado de Fenosa, a Margarita Salas, bioquímica investígadora, el marquesado de Cañero; a Paloma O´Shea, esposa que fue del desaparecido Presidente del Banco Santander, Emilio Botín, marquesa de lo mismo y a la editora catalana Rover Rahola, el de Baronesa de Perpiñán.

La preponderancia del varón en la aristocracia española dio un vuelco definitivo con la sentencia del Tribunal Supremo en 2006, cuando, por unanimidad, los magistrados decidieron que la Ley de Igualdad era aplicable a los procesos civiles pendientes en la sucesión de títulos nobiliarios.

Esta sentencia originó rupturas familiares debido a la no aceptación por parte de los varones a ser desposeídos del titulo nobiliario reclamado por las hermanas.

Estoy seguro que a Pablo Iglesias le gustaría que el “marquesado de Galapagar” que el pueblo le ha concedido se lo hubiera otorgado Felipe VI o, en todo caso, Letizia que tanto le admira.