Si Letizia se quedará embarazada

Según la revista alemana 'Meine Freizeit',  Letizia estaría embarazada. La publicación se atreve a desvelar incluso el sexo del bebe: ¡¡¡un niño!!!  Menudo follón dinástico si fuera verdad, que es de desear no lo sea por el bien del futuro de la nena Leonor. Por supuesto, no me lo creo.

Como nuestros lectores saben muy bien, en España está aún vigente la discriminatoria ley que da preferencia al varón sobre la mujer.  En Japón, todavía peor, prevaleciendo la Ley Sálica. Es decir, siempre el varón. Por ello,  el emperador Naruhito ha tenido que recurrir a su hermano el príncipe Fumihito, de 54 años, como heredero. Este a su vez, tuvo un hijo varón, hoy cuenta 13 años, Fumihito, y que será, en un día lejano, el emperador. De esta forma, se ha cerrado el paso a Aiko, 18 años, la única hija de los Emperadores.

Lo de España es mas vergonzoso. A pesar del MeToo y de los colectivos feministas, la Constitución española del 78 es la única del mundo que discrimina a la mujer constitucionalmente en su articulo 57.1,  actualmente vigente y que deja casi intacto el articulo ll de la Ley de Sucesión de 1947, que dice textualmente “La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura siendo preferida siempre en el mismo grado el varón a la mujer”.  ¡Toma ya!

Aunque del matrimonio de don Juan Carlos con Doña Sofía la primer nacida fue una niña, la infanta Elena, una primogénita con todo derecho, el entonces Príncipe prefirió esperar el nacimiento del ...varón que llegaría después de otra niña, Cristina, para reconocerlo como heredero por encima de sus hermanas.

Tal sucedió en Suecia, donde la primogenitura se aplicó incluso con carácter retroactivo ya que, habiendo sido proclamado heredero el segundo hijo de los reyes Carlos Gustavo y Silvia por el solo hecho de ser varón, el Parlamento obligó al Rey a respetar la igualdad de derechos y designó, aún en contra de la voluntad del Soberano, heredera al primer nacido, que era una mujer, la princesa Victoria, el primer fruto del matrimonio de  Silvia con el rey Carlos Gustavo. El Soberano sueco esperó como el soberano español por si el segundo embarazo de su esposa era... el niño. Como así fue, designándolo automáticamente... heredero. Pero como Suecia no es España, ni el Parlamento sueco nada que ver con el español, este revocó la decisión real designando a la niña heredera por ser la primogénita.

La monarquía noruega se encontraba en la misma situación que la sueca y la española.  Tampoco se respetó la primogenitura de una forma estricta ya que siendo el primer hijo habido en el matrimonio entre el rey Harald y  Sonia, una mujer, Marta Luisa, se esperó al nacimiento de un varón para proclamarlo heredero. Pero, afortunadamente aunque sin la presteza de Suecia, cambiaron la Constitución para que el hijo del actual heredero Haakon Magnus pudiera llegar al  trono, sea cual fuere el sexo del primer nacido. De hecho, será una niña, Ingrid Alexandra.

En España, este derecho le correspondía a Elena. Don Juan Carlos pensó que no reunía las condiciones idóneas para ser la futura reina.  El tema de  esta ley todavía imperante es tan peligroso que, si Letizia quedara embarazada por esos milagros de la naturaleza y diera a luz un varón, Leonor, la actual princesa de Asturias, perdería automáticamente todos los derechos que pasarían a su hermano. Pero, por aquello de no tocar la Constitución por motivos políticos, no hay dios que se atreva, ni tan siquiera esa ridícula y patética ministra feminista de la “Desigualdad”, Irene Montero, a promover una enmienda.