La Reina cumple 80 años

Este mes de abril , exactamente el 16, un metro ochenta y cinco de Reina, cumple ochenta años.

Y también, este mismo mes, la reina más Reina del mundo con solo un metro sesenta y tres, Isabel de Inglaterra, cumplirá  noventa y tres …

Para la primera no fue fácil encontrar un marido de su talla. Era la princesa más alta de Europa lo que desanimaba a más de un posible pretendiente.

Además, cualquiera que se casara con ella estaría condenado, de por vida, a moverse en el segundo plano de los Príncipes consortes, relegado a la función de ser el padre del futuro rey o reina.  ¡Qué difícil resultó luego esto para el consorte, víctima como Alberto, casado con la reina Victoria de Inglaterra, Felipe o Claus.

Henri, junto al esposo de la reina Isabel, fue quien mejor supo resumir y poner el dedo en la llaga cuando explicó el sufrimiento y renuncia que suponía el puesto de consorte, a sabiendas de que lo único y específico de su papel era el de ser el padre del futuro rey amén de mantenerse en la sombra, depositando el semen en la vagina real, según sus propias palabras.

Durante los primeros cinco años de matrimonio, Henri hizo todo lo que pudo por ganarse el afecto del pueblo nórdico, intentando convertirse en un auténtico danés siendo como era francés.

El 26 de mayo de 1968, nacía un niño, Federico, el heredero. Al regresar al Palacio Real de Amalienborg, el príncipe Henri fue aplaudido. Era la primera vez en 69 años que nacía un heredero varón al trono de Dinamarca.

El 15 de enero de 1972, fallecía el rey Federico, y su hija Margarita se convertía en reina de Dinamarca. Henry en el príncipe aunque él, al igual que Letizia, lo que le gustaba era ser rey consorte. Esto creó no pocos problemas en la vida de la soberana, quien reconoció que en su matrimonio no todos los momentos fueron perfectos. Los hubo buenos y malos. “No siempre fue fácil para mi marido ser el consorte”.

“Durante muchos años he sido el número dos en Dinamarca. Pero no quiero verme relegado, de repente, con el nacimiento de mi hijo y heredero a una especie de adjunto pasado.  Me siento peor tratado que el gato, mucho peor que los teckers de la reina que siempre viajan en primera”.

Y con esa sensación,  falleció el 13 de febrero de 2018. No quiso ser enterrado en el panteón real. En esto fue coherente. Pero murió sin llegar a ser “la reina” que le hubiera gustado. Como Letizia, a quien siempre ponía como ejemplo. ¿Por qué ella sí y yo no? ¿Por qué la mujer que se casa con el rey llega a ser aunque sea consorte y quienes nos casamos con reinas no pasamos de ser príncipes consortes? No lo entendió nunca. Cuando no aguantaba más, se recluía en sus viñedos de Francia y hasta allí tenía que ir toda la familia a pedirle que regresara a casa.